Martes 15 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

HÁGASE OÍR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Comparta este artículo ›

Qué placer escribir....

Dialogar con el corazón / es acariciar esa pluma, / que con tantas palabras suma / con final, que todo lo espluma.

Escribir no es fácil / porque se necesita entrega, / algunos les da mucha brega / cuando el lapiz se estrega.

No todos escriben, / por eso pocos transcriben, / hay plumas que no escriben / porque no aceptan el régimen.

Hay escritos que se guardan / porque los hace el corazón, / con ellos entraban en razón / aquellos que no hacían reflexión.

Dialogar con el corazón / es un hermoso placer, / para ampliar nuestra visión / que se convierte en ilustración.

Padre Alfredo Vesga Díaz

¿Innovamos o morimos?

La innovación en todas las áreas de la vida Es el reto de la humanidad, es quizás el elemento fundamental para guiar los espacios de convivencia social y por ende humana. Factor de trascendencia, que el ser humano no puede olvidar.

Pero de alguna manera surge un interrogante: ¿Estaré innovando o pretendo mantener ideas obsoletas de lo que creo, es innovar?

Estas manifestaciones tan frecuentes en el espacio terrenal nos inducen a creer que lo estamos haciendo bien, cuando la realidad nos muestra otro sendero.

El tema es tan interesante e innovador que se han escrito miles de postulados tan reales e imaginarios que el mismo hombre sabe, tiene una respuesta amañada.

Para el actual momento, que estamos viviendo, innovar es un sentido de pertenencia, dialogo influyente, equilibrio emocional y sobre todo de mutuo acuerdo. Aspecto totalmente desconocido en la contienda electoral que terminará el próximo 27 de mayo.

Ojala que algún día veamos cambios en la Registraduría, en el Estado colombiano, para no seguir pensando y actuando como hace cincuenta años.

José Alejandro Centeno Arenas

El intocable

Sus más íntimos amigos le cuidan la espalda sin importarles las sentencias que hoy los tienen en la cárcel. Militares aliados a su seguridad democrática también purgan condena por sus estrategias de falsos positivos y su falsa guerra. Los testigos en su contra, hoy no duermen tranquilos, pero pernotan en ataúdes como ‘buenos muertos. Las miles de grabaciones interceptadas cuando manipulaban falsos testigos no están completas, faltan 30 minutos que se desvanecieron como por arte de magia en plena Fiscalía. Sus rectificaciones son una burla para las altas Cortes, mientras sus víctimas en redes le reprochan su ‘loca hipocresía’. Mientras tanto Uribe duerme tranquilo, la ‘impunidad’ lo arropa… Seguro soñará con su candidato Duque vestido con la toga presidencial y luces pirotécnicas que en lugar de paz describen la palabra guerras.

Julio César Niño Orozco

De una incoherencia

Mientras V.L hace un análisis detallado del paro de maestros convocado por Fecode, los caricaturistas del periódico- como es su costumbre- hacen mofa de los educadores y de sus derechos a la protesta. Los maestros colombianos son los únicos que han defendido la educación pública como un derecho y una obligación del Estado. Son los únicos que han exigido los recursos que se requieren para una educación pública de calidad y tienen todo el derecho de reclamar su derecho a la salud porque la entidad encargada de prestar los servicios asistenciales de los educadores no lo está haciendo en las condiciones adecuadas. Además, siempre han cumplido con el tiempo que se pierde de clases cuando se presenta un cese de actividades.

Fecode es la organización sindical más grande del país y su misión ha sido velar por los intereses de los educadores. Los caricaturistas tienen todo el derecho de expresarse libremente pero deberían investigar un poco antes de elaborar los monos que desinforman y desorientan a los lectores. Admito que son buenos en su oficio pero rechazo enérgicamente su actitud y su visión frente a un gremio que tiene credibilidad en el país por su sacrificio y compromiso con la niñez y la juventud, pero que generalmente son desatendidos por el gobierno. Por esta razón, y no por vagancia, tienen que hacerse sentir con sus protestas legales y legítimas.

Dámaso Londoño

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.