Martes 22 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Comparta este artículo ›

Colombia, propósito común

En este país impera la tradición que el Presidente de la República, sin importar la persona, se somete a la Constitución y sus principios, esto es, respetando la institucionalidad del Estado, su deber. Por lo tanto, los colombianos este domingo acudirán a las urnas pensando en el propósito común que es el progreso de Colombia, lo que incluye el bienestar de su pueblo.

Así las cosas, en las elecciones del 27 de mayo los ciudadanos deben participar sin miedo y con el compromiso de defender los valores de esta nación, pues como expresó Carlos Lleras Restrepo: “Colombia no le puede fallar a su destino que es el de ser una República de leyes, civilizada y pacífica”.

Julián Alberto Gamboa C.

Más consentimientos

informados

Comentábamos hace unos días de la importancia dellevar la grabadora a los partos y de los neologismos. Ahora, al releer el proyecto ya aprobado, seguramente en los debates faltantes, se nos ocurre que el obstetra que a partir de la implementación de esa norma ejerza sus funciones, debe igualmente tener a la mano un cúmulo de formatos de consentimiento informado, muy específicos para que cada vez que necesite practicar un chequeo de la evolución del parto, previamente lo haga firmar y proceda de igual manera, preferencialmente, ante una profesional de enfermería, pues de lo contrario si realiza el tacto sin este requisito de ley pudiera ser acusado de violencia obstétrica por “intromisión no consentida en la privacidad o por revisión invasiva de los órganos genitales” -artículo segundo numeral D, proyecto de ley 147 de 2017-; se sabe que no hay otra manera confiablede de evaluar cómo avanza el embarazo en este periodo, previo al expulsivo.

Carlos Cortés

Catatumbo: vieja historia

La voz indígena Catatumbo significa Casa de Truenos. Como truenan los fusiles desde que comenzó la explotación de petróleo por compañías gringas en la concesión del general Virgilio Barco, que le regalara el gobierno del conservador Rafael Reyes en la misma época que también regaló Panamá, en forma leonina encontrar del Estado colombiano; pues por cada dólar invertido el gobierno les retribuía ocho dólares.

Además, el gobierno garantizaba la seguridad con hombres armados del Ejército y la Policía, no fuera que los salvajes (SIC) los atacaran con flechas.

Ramón María Correa Ariza

Hidroituango, dudas y responsabilidades

Lo que sería la gran mega obra de la ingeniería colombiana “proyecto ícono, y bandera de la actual administración del presidente Santos” se vino al traste, por obra y gracia de la madre naturaleza.

Esta emergencia que mantiene en vilo a más de 200 mil habitantes de la zona aledaña, todos en su mayoría familias campesinas, agricultores y pescadores. Sus habitantes claman por una indemnización al gobierno nacional y piden al cielo que el agua nos los borre del mapa, sin embargo, este panorama negativo para una región tan rica y progresista de la patria está salpicado por irregularidades que según los entendidos e investigadores se presentó en la ejecución del proyecto más ambicioso que se tenga noticia en Colombia, en materia de ingeniería

Actos de corrupción, fallas técnicas en la construcción de desvío de los túneles de acceso al río Cauca entre otros, sumado a la muerte de líderes sociales de la zona, que se opusieron al proyecto de gran envergadura, oscurecen aun más los deseos progresistas y desarrollo de una nación que se niega a morir en el atraso.

Mientras que la energía aeolica y solar son los pilares del desarrollo en la gran mayoría de países del mundo. En Colombia todavía talamos montañas, le hacemos daño a la naturaleza, tumbamos bosques y nos convertimos en agentes destructores del medio ambiente; con el único pretexto de "convertirnos en países amigables del medio ambiente". Qué mentira por Dios.

José Alejandro Centeno A.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.