Jueves 31 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Votaron contra la

Comparta este artículo ›

Votaron contra la

mentira y el miedo

Las elecciones del 27 de marzo merecen un análisis especial, los grandes perdedores fueron las maquinarias políticas tradicionales. No Petro, Fajardo, la quemada de Vargas Lleras y De la Calle muestra que no basta la chequera y la maquinaria a su servicio, para la compra de conciencias, perdieron caciques como los Char, Gaviria, Odín Sánchez, entre otros, que con toda la maquinaria no pudieron frenar a Petro y Fajardo.

La gran ganadora de estas elecciones fue la democracia, al reducirse la abstención, el conflicto armado. Lo más importante fue el golpe de opinión que dimos los colombianos, casi 10 millones de votos de opinión, no obstante de la mentira y el miedo que atizó la derecha, como se ha vuelto costumbre por parte de ellos, para confundir a los ciudadanos y hacer creer que ellos son los únicos que nos pueden defender del catrochavismo, de las Farc, para que no se tomen el poder, por fortuna esas mentiras y otras más cayeron de su peso.

Que no haya ganado Fajardo, ni Petro consiguiera la mayor votación, no significa que Petro no pueda derrotar a Duque, por lo tanto ese sofisma que se había creado que Fajardo era el único que le podía ganar a Duque no era cierto, como dicen los entendidos: la política es dinámica, los votos no son estáticos, por lo cual esta segunda vuelta está llena de incertidumbres.

Luis Eduardo Galindo

La euforia

Los candidatos al Senado y Cámara se suben a la tribuna y se convierten en reformadores del Estado; el político que diga que bajará los impuestos no está en nada; un país sin impuestos se quiebra y toca cerrarlo. Además, eso lo resuelve el Congreso en pleno, y nada puede un solo congresista con su voto hacer lo que prometió a sus áulicos. Decir que va a pavimentar el río Magdalena, solo lo podía prometer el doctor Gabriel Antonio Goyeneche, el de las ideas geniales e imposibles de realizar. Allá por los años de universidad decir que acaba con el Icetex, es lo mismo. Que termina con la caña, tampoco. Que tal un senador o representante haciendo cambios de semejante envergadura. Solo un dictador o un monarca puede acometer tales tareas y, ni siquiera este lo puede lograr, porque tiene que nombrar un grupo de asesores, mucho menos cambiar una constitución, aquí en 1991 se hizo una nueva Constitución. Tocó que hacer elección para elegir a los constituyentes, se posesionó la asamblea para tal fin, y duró reunida bastante tiempo para discutir punto por punto de la nueva carta. Solo en el vecindario se pudo hacer una nueva constitución, como si fuera el reglamento de una plaza de mercado, sin elecciones para elegir los constituyentes; nombrándolos a dedo y en menos de un mes tener la famosa “ley de leyes”; violando todos los derechos, pasando por encima de todas las normas legales y desconociendo al pueblo totalmente.

Julio Valdivieso Torres

La moda

Ya se oye en los comerciales la frase ya muy conocida “Colombia está de moda”, para promocionar la selección de futbol, Colombia en el Mundial de Fútbol Rusia 2018. Así pasó hace 20 años en algunos mundiales, Estados Unidos 1994 y Francia del 98. Esperemos que nuestra selección haga más de lo que hizo en el pasado mundial, mientras tanto digamos tómenos un tinto y seamos amigos.

Saulo Méndez

¿Por qué seguir

preguntando lo mismo?

Leí con atención la columna del día 28 de 2018, escrita por el señor Puno Ardila, y la verdad me siento identificado con muchas de sus apreciaciones, aunque a decir verdad, me atrevo a seguir preguntando sobre algunas de las particularidades que a diario tenemos que escuchar. Frases como: "Vecina regálame un minuto, por fa”, como si lo regalado fuera lo que se debe entregar, no la forma, como se pide. La cacareada frase que en la calle escuchamos cuando un vendedor ambulante le dice a la persona que compra un aguacate: "Patrón, están para hoy”, o el muchacho que cuida los vehículos en Cabecera, y le dice al dueño: "Jefe, bien cuidadito”.

José Alejandro Centeno A

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.