Viernes 15 de Junio de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Comparta este artículo ›

Mis presentimientos

Ojalá lo que ahora pienso puedan ser solo presagios, pero temo que la guerra pueda ganar sus espacios, dos y medio años llevamos disfrutando en sana paz, pero temo los acuerdos puedan volver hacia atrás.

Los guerreristas prosiguen patrocinando la guerra, pero quien no la ha vivido, sus desastres no le aterra, con la guerra van tapando, sus malsanas intenciones, y también acrecentando sus malditas corrupciones.

Con corrupción van comprando los estrados judiciales, y con ello van tapando sus pasados criminales, quienes firmaron la paz, ya no se encuentran tranquilos, al ver que un ave rapaz está rodeando sus nidos.

Con hijos ajenos quieren la guerra patrocinar, solo los hijos del pueblo tendrán que ir a luchar, los hijos de estrato seis, de grandes terratenientes, nunca los ven en la guerra, nunca serán combatientes.

Quienes en la guerra han tenido que enfrentarse pecho a pecho a un cambio bien merecido, quizás hoy tengan derecho, por protección de sus vidas, tendrán que huir hacia el monte, y lo hasta ahora logrado comenzará su desmonte.

Hay seres que poco piensan y solo ven el presente, olvidando que el futuro tendrá que ser contundente, da tristeza que haya jóvenes, que hacia el futuro no miran, dejándose intoxicar por el aire que hoy respiran.

Hugo Fernelly González González

No botar el voto

Si votamos mal ya no habrá reversa, y como dice el adagio popular: “Hay tres cosas que no tienen marcha atrás: la flecha lanzada, el agua derramada y la oportunidad perdida”. Si uno por realizar el experimento se pone en la tarea de hacer un peligroso ensayo, las cosas se le pueden volver contra sí mismo, y no hay forma de enmendar la plana; ese ensayo ya lo hicieron a pocos kilómetros de aquí. Se eligió a uno que presentó atractivo programa dizque democrático, gobernó al principio aplicando un poco el esquema propuesto en la plaza pública, se quitó la piel de oveja, desconoció el triunfo de la oposición y ‘a las patadas’ los sacó del recinto riéndose a carcajadas sínicas del resultado en las urnas. Hoy reelegido con un tarjetón que está lleno sólo con su imagen, “para que no haya pierde” volvió a repetir y así seguirá, seguirá, seguirá, como en otros lugares de la geografía que bien conocemos. La historia se repite: Nicaragua, Bolivia, Cuba y casi en el vecino Ecuador, donde se pellizcaron a tiempo. Que no nos pase como decía Ever Castro “se les dijo, se les advirtió, se les repitió y ninguno atendió”.

Julio Valdivieso Torres

Un editorial curioso

El pasado domingo, el periódico El Tiempo, como casa editorial, adhirió a la campaña de Duque. Es curioso que este medio de comunicación que apoyó los ocho años el gobierno de uno de los suyos, adhiera al candidato del Centro Democrático, partido que hizo la más férrea oposición a Juan Manuel Santos.

Surgen algunos interrogantes: ¿Por qué? ¿Cuál es su ideología? ¿ Cuál su interés como periódico? Es posible que todo sea simplemente una decisión política de conveniencia. No hay que olvidar que el Estado provee muchos recursos económicos a los medios masivos de comunicación para propaganda. Es factible que los dueños de El Tiempo tengan más afinidad con la derecha que con la izquierda, a pesar de ser por antonomasia liberales. Sólo quedan más preguntas que respuestas. “Ahí radica el verdadero poder de los medios masivos: son capaces de redefinir la normalidad”, Michael Medved.

Dámaso Londoño

Carmelina

Gran mujer diseñada por Dios, que con el pasar del tiempo le gustaba tejer, narrar o contar cuentos infantiles, como Caperucita Roja, Blanca Nieves. Bajo torrentes aguaceros en los años 70, en San Antonio, le gustaba el baile, y el canto, viajar y enamorarse de cuanto hombre encontrara, y también aprender a tocar guitarra y cantar canciones como María de los guardias, y la Martina.

Mejor dicho, superó el rating de hoy y narraba pasajes de historia sagrada. Qué más le pedía a la vida, mujeres como ella pocas.

Saulo Méndez

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.