Sábado 23 de Junio de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Comparta este artículo ›

Un espectáculo alienante

El mundial de Fútbol acapara la mayor atención de los medios de comunicación y de miles de millones de personas durante un mes. Es, tal vez, el espectáculo más visto en el mundo.

Por un mes, el mundo llora, grita, ora, maldice, sufre y goza cada vez que una pelota rueda en cada partido. Salen a relucir los nacionalismos y los patrioterismos. No pocos Estados lo utilizan como distractor de sus problemas. Es, en fin, un torneo alienante, capaz de enajenar a cualquiera.

Detrás de este escenario se mueven, entre telones, millones de dólares en publicidad, derechos de transmisión, boletería, hoteles, restaurantes y apuestas no tan santas, que lo convierten en una mina de oro. Entre tanto, el aficionado raso vive este mes como el más importante de su vida cada cuatro años, sin contar con las eliminatorias, en las que unos jugadores ganan mucho dinero por llevar a su país a la cita de los más grandes. Esto explica el porqué la FIFA aumenta cada mundial el número de participantes. La FIFA es una de las multinacionales más grandes del mundo, que se enriquece de la pasión que despierta el fútbol en el mundo entero. El Mundial es, así, una puerta de escape a las realidades que vive cada país y cada persona.

Dámaso Londoño

Lógica, ética y estética

De paso por el Instituto Municipal de Cultura y Turismo -Biblioteca Pública Gabriel Turbay- de Bucaramanga vi enclavado en una de sus paredes un particular aviso.

Algún avezado, un excelso pensador, un colaborador o tal vez el propio alcalde señor Rodolfo Hernández Suárez, por estampar la firma, sea el autor o el coautor de tan profundo pensamiento: «… Lo importante aquí es el cargo, no la persona que lo ejerce…», es decir que un colombiano de a pie puede ser vilipendiado por no tener un cargo.

Ante mi escaso pensamiento, aceptando que lo importante es el cargo, una vez que el señor Rodolfo Hernández Suárez termine su mandato, se podría considerar como un don nadie, siendo un desempleado más perderá el respeto.

Qué podremos decir del 10% de la población colombiana que no tienen cargos, que son desempleados. ¿Cuánto valen para esta sociedad?

Renzo Orlando Gutiérrez Rivera

Del folclor vecino

El folclor del departamento de Santander semeja mucho al del Norte de Santander, tal vez por sus raíces, su cercanía, su idiosincrasia por la espontaneidad al hablar sus habitantes, y al decir las cosas un poco rápidas y directas. Valga la pena recordar que este departamento norte santandereano fue creado por la Ley 25 de 1910, el 14 de julio.

El folclor se recoge en la calle al escuchar a la gente del campo y del pueblo en sitios públicos, el populacho lanza dichos, refranes, chascarrillos envueltos en modismos y extranjerismos.

La copla retrata el sentir del alma del pueblo, es amorosa, espontánea, satírica, mordaz, política, religiosa que quema e hiere a quién le cae, también conquista y atrae a una mujer.

Germán Valenzuela Sánchez

El deporte de amar

Llegó mayo con sus colores, sabores y valores. El ciclismo, el fútbol, y también el golf, ofrecen oportunidades para lograr el podium que tanto soñamos.

De otra parte, la “Fundación Mariajo”, (María José Uribe-Golf) se ha colocado a la vanguardia, con buen liderazgo, prestando servicios incondicionales hacia los más necesitados.

Tanta juventud en Colombia son el referente: con sus músculos, su preparación, su altísimo espíritu, disciplina, para hoy decir: todo está conectado.

Enhorabuena estamos eligiendo a nuestros dirigentes y esto debe ser lo mejor. Nuestros deportistas, sus preparadores, y sus fans hacen equipo perfecto para enseñarnos: experiencia anticorrupción.

Líderes hoy, líderes siempre. Un gana gana para todos: estar contentos con lo que se tiene y ser generosos.

La salud y resiliencia, perdón amor, tener una vida con propósito y la esperanza.

Todo un camino de la felicidad: el deporte de amar.

Pablo Emiro Corzo Acevedo

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.