Jueves 28 de Junio de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Continúan destruyendo el camino real santandereano

Comparta este artículo ›

Con un gran dolor escribo estas letras, son 30 años de estar pregonando por el mundo el patrimonio histórico de mi departamento, y en especial sus senderos ancestrales, sus zarandos y puentes medioevales, únicos en Colombia y toda América, construidos con unos métodos muy avanzados para la época dada la difícil topografía, fueron genios las personas que hicieron esos trazados.

En el año 1700 era imposible atravesar el cañón del Chicamocha, debido a sus cortes geológicos de 90 grados de sus breñas que hacían imposible hacer banca. Caminos que eran las autopistas de la época, de cuatro metros de ancho, dado el alto tráfico que fluía por el cañón y Jordán Sube paso de mercancía que venía del Socorro a Maracaibo, era 25 días de viaje a pie o a caballo y viceversa. Por eso da dolor la indiferencia de nuestras autoridades, pareciera que el ser santandereano y saber las raíces de lo grande que fuimos, ya desapareció del ADN de las nuevas generaciones que gobiernan.

Fuimos ilusos, pensamos que hacer lobby a políticos y crear ordenanzas serviría de algo, pero ni a ese marco legal lo acatan, los alcaldes siguen permitiendo su destrucción, porque no saben las raíces de la creación de estos senderos.

Gilberto Camargo Amorocho

Los dilemas de la JEP

Pese al mensaje de urgencia enviado por el Gobierno Santos al Congreso, para reglamentar la JEP, el órgano legislativo ha dilatado injustificadamente esta tarea, a la espera de las órdenes del Centro Democrático, partido del Presidente electo. Está claro que en Colombia la política es un juego de intereses personales. Preocupan mucho más a la burocracia que poner en marcha la justicia transicional acordada entre el Gobierno y las Farc. Olvidan los congresistas o se hacen que hay países garantes, observadores, mediadores y cooperadores del proceso de paz.

Para los partidos políticos que se pegaron al bus ganador es más importante cuadrar los puestos, los contratos que la justicia, la verdad, la reparación a las víctimas y la no repetición y por supuesto, la paz. No en vano se pronunció Iván Duque sobre los ajustes a los acuerdos del proceso de paz, entre los cuales está la reglamentación de la JEP.

Una vez más, el legislativo demuestra su falta de autonomía, transparencia y el porqué es una de las instituciones más desprestigiadas del país.

Dámaso Londoño

Los delfines

Especímenes de mar y lagos donde encuentran bastante alimento para su sustento son mamíferos con un cerebro bastante desarrollado. Y la otra clase, aquellos que “a través de la historia de algunas sociedades ha sido evidente la sucesión del poder político dentro de un círculo familiar”. Claro ejemplo son las antiguas dinastías en China, la democracia de la modernidad rompe de cierta manera con este esquema monárquico, permitiendo la elección de “representantes del y para el pueblo”, tratando de igualarlas para la comunidad en general. Pero nosotros en Colombia tenemos una gran cantidad de muchachones herederos de los más altos personajes de la política, y otros órdenes, teniendo un papá importante, algunos de ellos sin participar en campañas electorales, ya son senadores de la República, miembros de la flor y nata de la política de nuestra Colombia querida.

Diego Serrano Acevedo

La naturaleza no perdona

La naturaleza nos cobra los desmanes que los humanos con ella cometemos, con crecientes derrumbes y huracanes, nos va quitando lo que no defendemos.

En Hidroituango se encuentran sepultados cientos de muertos que allí decapitaron, los dolientes no fueron escuchados cuando los cuerpos a gritos reclamaron. Deforestamos los valles y praderas, y los ríos inundados de mercurio, nos dejamos coger la delantera y los corruptos agrandan su peculio.

Los que roban el pan del pueblo hambriento tarde o temprano tendrán que devolverlo, para el corrupto al ignorante y al sediento es mucho más fácil llegar a convencerlo.

Hugo Fernelly González G.

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.