Viernes 29 de Junio de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Comparta este artículo ›

Derrota victoriosa

Alemania cayó derrotada 2-0 ante Corea del Sur en pleno verano en la madre patria Rusia. Aquella que en un invierno tenaz, en plena Segunda Guerra Mundial, ante una sitiada del ejército nazi a la ciudad de San Petersburgo de varios meses, con un ejército ruso valiente y una población con hambre pero digna, a los acordes de su formidable música clásica, pusieron en jaque al ejército alemán y tuvieron que huir cuatro millones de soldados nazis invasores, sufriendo la peor derrota. Un golpe mortal para Hitler, quien terminó siendo invadido en Munich, por los rusos y los aliados y fue el final de esa horrible gesta aria. Rusia sacrificó varios millones de soldados por la causa de la paz mundial. Las derrotas deportivas dignifican la humanidad entera, por eso son derrotas victoriosas como diría Joaquín Bretón.

Ernesto Rodríguez Albarracín

He aprendido

He aprendido que el mejor salón de clases en el mundo está en los pies de personas de avanzada edad.

He aprendido que cuando estás enamorado se demuestra. He aprendido que tener un niño en tus brazos es uno de los sentimientos más pacíficos en el mundo. He aprendido que ser amable es más importante que tener la razón.

He aprendido que siempre puedo orar por una persona cuando no tengo la fuerza para ayudarla de cualquier otra forma. He aprendido que no importa que tan serio te pida la vida que seas, todos necesitamos un amigo con quien payasear. He aprendido que algunas veces todo lo que necesita una persona es una mano de la cual sostenerse y un corazón para entender. He aprendido que el dinero no compra la clase.

He aprendido que son esas pequeñas cosas que pasan las que hacen la vida espectacular.

Chepita Jaimes Conde

Todos hacemos el cambio Después de culminada la jornada electoral, donde los colombianos decidieron quien regiría los destinos del país durante el próximo cuatrienio, siendo

electo el doctor Iván Duque Márquez, tuve la esperanza que los ánimos exacerbados de los conciudadanos comenzarían a normalizarse,la polarización a disminuir, las intrigas y ofensas entre colombianos llegarían a su fin, pero desafortunadamente no ha sido así, pues la lucha cuestionable entre las diferentes fórmulas presidenciales no dejo más que la rencilla entre la victoria y el fracaso. Seguimos buscando culpables de todas las cosas malas, repudiables o desafortunadas que ocurren en el país, sin llevar a cabo un análisis razonable que esboce las consecuencias finales de las actuaciones que erige cada colombiano, por ello es común imputar a dirigentes cualquier trastorno, incluso hasta deportivo que ocurra en el país.

Las elecciones ya culminaron, el doctor Duque dejó de ser el candidato de un grupo, para convertirse en el presidente de todos los colombianos, comprometámonos todos a sacar este barco adelante, a que su hoja de ruta sea la de todos los colombianos, que comprometidos queremos llevar a Colombia a un puerto a salvo.

Diógenes Armando Pino Sanjur

Estado corrupto

Si de acabar con la corrupción se trata empecemos por casa: por nómina, la entidad pagadora de mi pensión me cobra para salud la suma de $223.397 a título de cotización con destino a mi EPS Sanidad Militar; entidad del Estado, para un total de $2’680.764 anual.

El 28 de mayo próximo pasado fui objeto de graves quebrantos de salud, por lo cual me ordenaron algunos exámenes, para efectuarlos en la ESE Hospital Regional Manuela Beltrán III Nivel, entidad del Estado que cobra por este servicio. A la fecha cumplo 56 años cotizando al sistema de salud, y hoy no dispongo de esos aportes para cubrir el valor de tales exámenes; recibo como disculpa: ¡No hay dinero!

Me surge una inquietud: ¿Por qué razón entre dos instituciones estatales Sanidad Militar y Hospital Regional Manuela Beltrán no hacen cruce de cuentas?

Que alguien me explique si esto constituye corrupción estatal o si por el contrario es normal.

Fabio A. Ribero Uribe.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.