Sábado 07 de Julio de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Comparta este artículo ›

Piedecuesta: 244 años

Ya posicionados los primeros pobladores en el territorio de Pie de la Cuesta, como encontraban dificultades para ir a Girón los domingos a misa, por cuatro horas de camino, a veces lloviendo por quebradas crecidas, le pidieron a su párroco José Elseario Calvo, la creación de una parroquia con un sacerdote de tiempo completo, el padre les aceptó oír la propuesta, pero como viceparroquia, es decir, seguían siendo sumisos de Girón.

Descontentos los primeros habitantes con esta decisión se reunieron los principales dirigentes del pueblo y enviaron dos veces al líder Blas Mantilla a la capital del Virreinato: (Bogotá) y sede del Arzobispado, para que diera el permiso de crear la parroquia. El Tribunal Arquidiocesano expidió la licencia de funcionamiento el 20 de febrero de 1774. Girón, con gran disgusto, aceptó la segregación y los líderes de ambos municipios acordaron los límites, el 26 de julio de 1774.

Por eso, en esta fecha se celebra la fundación legal del municipio por Blas Mantilla, quien hizo las diligencias en Bogotá. El Arzobispo mediante declaración del 3 de octubre elige la parroquia de San Francisco Javier. El padre José Ignacio Zabala fue un excelente sacerdote, nombrado primer párroco de Piedecuesta el 3 de noviembre de 1774, dos años después, cuando en enero de 1776 firma la primera acta de bautizo. Luego, es un error decir que fue fundada en 1776. Piedecuesta tenía 1.655 habitantes. Los primeros pobladores de llegaron de Girón, nos transmitieron los pilares de la Piedecuestaneidad: religiosidad católica, espíritu libertario, buenas costumbres, honestidad, amor al trabajo, herencia que hay que divulgarla y preservarla.

Alfonso Prada Garcia

Las mentiras indigestan

Las mentiras repetidas se convierten en verdades, cuando la mente es mediocre y acepta las nimiedades. Algunos medios se valen de falacias infundadas y si no hay inteligencia les creen sus pendejadas.

Si la mentira es piadosa la usan sin sonrojarse, pero al pasar los linderos ya es muy difícil quejarse, los políticos las usan con tanta seguridad que el ignorante las cree sin hallar complejidad. El castrochavismo en Colombia dejó de ser ya noticia, porque solo lo empleaban para alcanzar su codicia. Hoy comienzan a atacar las cortes y la justicia, porque tan solo los mueve su personal avaricia. Es triste ver hoy al pueblo que las mentiras creyó se las comió completicas y quizá no digirió.

Hugo Fernelly González G.

Movilidad de vehículos

Para organizar la movilidad vehicular, minimizar la accidentalidad y evitar atracos a conductores y peatones, las direcciones de tránsito y transportes debieran destinar el carril derecho, donde las vías lo permitan, para el desplazamiento exclusivo de motocicletas y bicicletas. Además permitirle a los motociclistas hacer los pares unos metros antes de las señales de pare y de los semáforos. Actualmente, los motociclistas se movilizan por todos los carriles, impidiendo el normal desplazamiento de los demás vehículos, facilitando el sicariato, los atracos y los accidentes.

Miguel Jaimes

Viejitos no

Se ha presentado una franja social que antes no existía; la gente que hoy tenemos más de 50 años. A este grupo pertenecemos una generación que ha echado fuera del idioma la palabra “envejecer”, porque sencillamente no tenemos entre nuestros planes actuales la posibilidad de hacerlo. Este grupo humano que pasamos del quito piso hace años llevamos una vida satisfactoria.

Somos independientes, algunos jubilados disfrutamos con plenitud cada día sin temor al ocio o la soledad. Los que trabajan no se preocupan por jubilarse.

Manejamos computadora, celulares como si siempre los hubiéramos tenido. Tenemos una edad sin nombre porque antes los llamábamos viejitos, hoy estamos plenos física e intelectualmente, recordamos nuestra juventud, pero sin nostalgia celebramos el sol cada mañana y siempre sonreímos, hacemos planes que realizamos solos o en grata compañía.

Eso si recordamos que nuestros padres y abuelos a los cincuenta eran muy viejitos.

Chepita Jaimes Conde

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.