Sábado 28 de Julio de 2018 - 12:01 AM

HÁGASE OÍR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Comparta este artículo ›

Zapatoca, un oasis de paz

Hacía muchos años que no visitaba la belleza de Zapatoca, la ciudad levítica por ser la cuna de muchos sacerdotes, la ciudad de seda llamada así por el presidente Eduardo Santos Montejo. Es un paseo agradable donde se siente el cambio de una rutina, agitada por un oasis de paz que hace recordar la feliz época de nuestra juventud.

Zapatoca es un ejemplo de orden, limpieza y ornato, sus casas se mantienen bien pintadas, y vistosas flores cuyas calles parecen un jardín y sus calles libres de basuras, tampoco se ve mendicidad, lo que demuestra la generosidad de sus moradores. Se han construido chalets estilo europeo, donde están llegando varios turistas nacionales y extranjeros a disfrutar de su agradable clima.

Vale la pena visitar este refugio de paz para descansar.

Aristóbulo Hernández B.

Burocracia en

estado anémico

Hablando en parábolas, a la manera de “Jesucristo”, a nuestra burocracia la podríamos comparar con una vaca que siempre permanece flaca, desnutrida, anémica y casi moribunda debido al insaciable apetito del parásito de las garrapatas que día y noche sin descanso le chupan hasta la última gota de sangre, provocando casi que la muerte, como el caso de Venezuela donde la burocracia de Maduro ya se desangró.

La burocracia en nuestro medio político ha sido un eterno vicio asociado al tráfico de influencias, como lo vemos en el nombramiento de cantidad de cargos públicos innecesarios, esto con el objetivo de pagar o recompensar acciones clientelistas a otra especie de parásitos llamados “lagartos políticos”, que aunque sin la suficiente capacidad e idoneidad para el cargo tienden a ocupar un puesto dentro de nuestro Estado.

No existe un presupuesto de Estado que se aguante semejante sobrecarga, como la tiene nuestro país, y más increíble aún que las decisiones que a diario toman los de arriba sea imaginar y crear más y más impuestos, como solución al pésimo servicio de tramitología que desespera al pueblo día a día.

Luis Alberto Parra Tibaná

El parto los montes

La renuncia de Uribe Vélez al Senado ya ha sido calificado por los medios como el escándalo político más grande de todos los tiempos. Uribe, desde la Dirección de la Aeronaútica Civil ha estado rodeado de escándalos e investigaciones.

No en vano se afirma que es el funcionario público más investigado de la historia. Alcalde, gobernador, senador, presidente reelecto. Todo terminará en eso, en nada. La convivencia atávica entre los tres poderes públicos se diseñó precisamente para eso. Para que cuando todo pase, no pase nada.

Lo curioso es que ahora la culpa la tiene Santos, los medios de comunicación, la izquierda y hasta los servicios de inteligencia británica que conspiran contra él, por ayudar al presidente saliente.

Dámaso Londoño

Señor gobernador

Didier Tavera

Quisiera que enviara a quien tenga la labor social con la misión de darle una mirada a la página de Vanguardia sección Séptimo día, porque me ha conmovido los sentimientos el tema del sacrificio y peligro que implica poder salir de sus viviendas, la gente en esos barrios precarios de la ciudad y que se publicó el 22 de julio.

Yo pido: construirles una rampa o vías de acceso menos peligrosas a sus viviendas que por la necesidad, de su pobreza tienen obligación de exponer sus vidas.

No olvide señor Gobernador que por sus obras a usted lo reconocerán después; sé que tiene buenos sentimientos por su gente y que estos alumbran con luz propia.

Su nombre, mañana lo recordarán por sus obras humanitarias que además van a beneficiar su carrera política.

Espero que estas líneas despierten en usted la inquietud y el deseo de realizar la obra.

Marina Cortés de Plata

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.