Viernes 03 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

El periodismo deportivo

Comparta este artículo ›

y sus pronósticos

colombiano está quedando en deuda con sus simpatizantes, los pronósticos les han fallado en todo, en lo referente al Mundial de Fútbol se llegaría como mínimo a cuartos, en ciclismo teníamos campeón lejos, y en los Centroamericanos se lucharía por el primer lugar frente a la delegación mexicana, nada de esto ocurrió, qué oso, verdad. Se precisa que los señores responsables de esta modalidad periodística evalúen sus criterios para no perder la credibilidad de sus seguidores que son la razón de ser de su labor; pilas señores periodistas, hay que ser objetivos y más acuciosos antes de hacer cábalas un poco folclóricas, que pueden demeritar su trabajo.

José Antonio Roa Ortiz

Sociedad patriarcal

y machista

Leyendo un artículo en Vanguardia Liberal, publicado el pasado 25 de julio sobre maltrato intrafamiliar, llama la atención las palabras de la psicóloga de la fundación Mujer y Futuro, Sandra Liliana Luna Delgado, quien asegura que estamos en una sociedad patriarcal y machista, y que rendirle culto a la figura masculina pone en riesgo a la mujer. Pues bien, si somos la sociedad que ella dice entonces ¿por qué en nuestra sociedad, a la mujer se le permite todo tipo de maltrato, humillación, manipulación, chantaje e irrespeto hacia el hombre?, ¿por qué la mujer goza de más privilegios que el hombre?, ¿por qué por el mismo delito los hombres reciben una condena mayor que las mujeres?, ¿por qué el hombre debe arriesgar su vida para salvar y proteger a una mujer así sea una desconocida?, ¿por qué en los divorcios se le da preferencias a las mujeres?, ¿por qué los hombres deben asumir los trabajos de mayor riesgo?, ¿por qué está bien visto discriminar al hombre para favorecer a la mujer?, ¿por qué lo femenino siempre se exalta y lo masculino de demoniza?, en fin, la lista es muy larga. Esto pasa cuando las feministas quieren desvirtuar la realidad de las cosas y manipular información para que se sepa solo lo que les conviene.

Invito a todos los lectores y a la doctora Sandra Liliana Luna, a que vea un video en Youtube llamado “Violencia contra los hombres, un mal silencioso”.

Erick Durán

Los banquetes

presidenciales

Después de posesionarse el Presidente de Colombia, los banquetes no se hacían esperar, algunos de ellos Enrique Olaya, Carlos Lleras Restrepo, Misael Pastrana, Julio César Turbay Ayala se reunían en Palacio San Carlos con sus damas de honor a brindar.

El baile con orquestas como Pacho Galán, Lucho Bermúdez y la gastronomía, el tradicional ajiaco santafereño. Ese era el honor de un Presidente colombiano. Ojalá el presidente Duque reviva esta tradición.

Zutatán Méndez

Drogas y narcotráfico

La lucha global contra el narcotráfico fracasó. Hoy hay más países productores y consumidores de drogas. La raíz del flagelo está en su prohibición. Los expertos calculan que es más barato prevenir y rehabilitar que luchar contra el narcotráfico. La utilidad del negocio es de tal magnitud que no hay manera de evitar la corrupción de las autoridades en ningún país. Entretanto, cada día el narcotráfico cobra miles de vidas, por el control de rutas y la confrontación entre bandas criminales.

Ya en la ONU, el Presidente Santos presentó esta cruda realidad, pero EE.UU. se niega a cambiar de estrategia. Se preocupan no sólo que las drogas sean un problema de seguridad nacional, sino que los millones de dólares no se queden en sus bancos.

Doble moral porque ellos no tienen amigos sino intereses.

Pepe Mujica, expresidente de Uruguay, preguntó: ¿Qué es más peligroso, las drogas o el narcotráfico?

Dámaso Londoño

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.