Sábado 18 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Esta consulta sí resulta

Comparta este artículo ›

Es un deber moral y patriótico de los colombianos votar a favor de la Consulta Anticorrupción del domingo 26 de agosto, dando el sí a las siete preguntas puntuales inscritas en el tarjetón, porque cada tema representa un tentáculo del monstruo de la corrupción que desfalca y hace fiesta con los bienes del Estado, por manos de funcionarios con el poder otorgado por el pueblo. No apoyarla es contemporizar con ese estrago administrativo que tanto daño le ha hecho al país.

Pero no podían faltar las voces discordantes en contra del proceso. Alguien dijo, con argumentos mentirosos y falsos paralelismos, que es necesaria una reforma de la Constitución para que los siete temas tengan reconocimiento. Mentira. Precisamente la Constitución como ley suprema concede tanto deberes como derechos de los ciudadanos, y establece los principios rectores de los funcionarios públicos, y la corrupción es la primera violación. Agrega que el costo de la consulta es de 300.000 millones, una sola vez: la corrupción 50 billones cada año, es decir, el corrupto se lleva miles de millones de un zarpazo con su perverso principio: “Si me ha de llevar el diablo que me lleve en buen caballo”. Pero para sorpresa les da casa por cárcel.

Carlos Martínez Rojas

Los retos del

Presidente Duque

Desde el 7 de agosto, el nuevo jefe de Estado deberá afrontar los problemas de corrupción, narcotráfico e inseguridad que azotan al país. Así mismo establecer la ruta sobre el acuerdo con las Farc, sin olvidar las medidas económicas, sociales y administrativas que permitan el bienestar de nuestra gente. Estos desafíos son de vital importancia, sin embargo es necesario que se trabaje de manera urgente en temas que requieren una atención inmediata, como la polarización, causante de un ambiente de enfrentamiento y discordia, en consecuencia se requiere un Gobierno de unidad y pluralista, con división de poderes y respeto a la oposición que genere confianza, logre reconciliarnos para guiar a buen puerto el país.

Diógenes Armando Pino Sanjur

Un bocato rico para poder

Contraloría General de la República: ente de control que se arrastra muy suavemente como los reptiles, y que cuando está en la comelona desconoce a su amo y ronca para marcharse.

La definición: la Contraloría es un ente que gana dinero a chorros mirando, y gana mucho más cuando no mira, pero el dinero no cae en las arcas del Estado y se evapora con la complicidad de los fiscales, otra cueva con funcionarios recomendados de toda las casta política del país, escogida por el guiño de simpatía del Presidente. Muy pronto veremos el próximo y muy bien escogido para acompañar al doctor Iván Duque, pero me reservo el guiño de simpatía.

Samuel Jiménez

Más de lo mismo,

pero importante

He visto en esta sección en los últimos días hablar a algunos lectores sobre unas declaraciones que hizo la psicóloga de la Fundación Mujer y Futuro. Pues bien, es bueno que se hable de ello así sea en este pequeño espacio ya que los medios de comunicación no les gusta tocar el tema.

Coincido con que las declaraciones de la psicóloga no son acertadas, empezando porque enfoca la violencia de género de manera unilateral, es decir solo del hombre hacia la mujer. La violencia intrafamiliar afecta a los dos géneros, las feministas quieren invisibilizar su papel en la violencia de género, y solo resaltar su papel de víctima. Una sociedad justa no es la que se empeña únicamente a solucionar los problemas de las mujeres, sino a todos quienes en ella coexisten sin importar su género, raza o condición social. No es para nada sano ese adoctrinamiento a que solo la mujer es víctima y el hombre victimario. Para los medios y la sociedad se jerarquiza la importancia de un crimen o agresión dependiendo del sexo de la víctima y victimario.

Édgar Rangel Quiñónez

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.