Martes 21 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

HÁGASE OÍR

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Comparta este artículo ›

¿Obispos?

Por aquí y allá han pasado unos obispos resabiados, solo chiquero han creado esos dementes disfrazados.

Los sacerdotes gritones alejan a sus seguidores, no parecen abusadores son siempre violadores....

Faltan curas con vocación para que vivan en oración, y nos muestren su misión que no tenga corrupción.

Los curas buenos se retiran, ellos no aceptan perversión, que acaba con los inocentes por padrinazgos deprimentes.

Hay prelados agazapados detrás de sus escritorios, están llenos de demonios debían estar en manicomios.

Padre Alfredo Vesga

Las Obras viales de

Bucaramanga son lentas

Todos los días nos preocupamos por evitar los trancones y aportar actitudes pro Bucaramanga descongestionada en cuanto al tránsito se trata. Sabemos que algunas calles ya no dan la talla ante el crecimiento vehicular, también las altas densidades en sectores, pero lo que sí nos deduce preguntas es la manera como hacen reparaciones de calles y la manera como se desarrollan las ejecuciones. En Toda ciudad que se respete y se preocupe por tener una buena movilidad, los alcaldes hacen lo que sea por hacer que esas obras no alteren la movilidad diaria y se esmeran para que se hagan rápido. Recuerdo en Japón donde hay helicópteros cargadores de vehículos cuando uno de estos se vara en medio de las autopistas. En Bucaramanga no pasa así. Los días festivos en obras como la que se está haciendo en la carrera 35 entre calles 51 y 52, Centro Comercial Cabecera, donde se cierra una carrera y la otra reduce a un carril el paso, los contratistas también descansan, “Obras prioritarias, laborarse día y noche, dada su localización en sector de alta congestión vehicular”.

Gilberto Camargo Amorocho

Maltrato a usuarios

“Las personas deben tener presente no sólo de su propia utilidad, sino también del bien común”. El espacio público en Bucaramanga es invadido en forma descomunal; entre las carreras 36 y 37 con calle 53 , una entidad prestadora de servicios médicos, dispuso de atender en ese sitio, de manera inmisericorde a sus usuarios, sin brindarles la más mínima protección a sus usuarios. Lo más grave de esa situación, los vendedores estacionarios tomaron los andenes como espacio de ventas, lo que obliga a los transeúntes a emplear la calzada, poniendo en alto riesgo sus vidas, si se tiene en cuenta que esta vía es empinada y los vehículos deben emplear demasiada velocidad.

Para solucionar este impase, no se necesita que ocurra un accidente con pérdida de vidas para que sea noticia, urge que las autoridades competentes entren en acción.

Víctor Manuel Rangel Villarreal

El Ejército

Desde siempre, en las bases militares, ha sido permitido y hasta admitido y tolerado el ladronismo entre los adolescentes que prestan ¿..? el servicio militar. Lo prestan pero no se lo devuelven. Se roban la crema dental, los mendrugos de pan, las moronas de panela.

Mi hijo está en Duitama en el batallón Silva Plazas. Dos meses antes le envié a Capitanejo un teléfono celular y tan pronto llegó a esa base militar se lo robaron. La mamá llamó al coronel, comandante del batallón, para comentarle el asunto y por toda respuesta recibió: Qué pena.

Qué pena con esas instituciones que desde su fundación han permitido, como rutina diaria, esa clase de anomalías.

Para la disciplina militar sí existe un régimen, a veces hasta abusivo. Para controlar estos desmanes, no existe.

Y qué pena con los padres de los soldados que también creen que todo eso es tolerable. Que ya hace parte de la historia en las fuerzas armadas. Qué heroísmo.

Que continúe el ladronismo y que salgan a desfilar con la bandera patria en las marchas veintejulieras.

Kekar

Publicidad

Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.