Viernes 24 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

HAGASE OIR

Los impuestos

Comparta este artículo ›

Los impuestos

y la corrupción

Es tan grave la deshonestidad en Colombia, que su estudio dio para escribir cuatro libros y el próximo domingo se cumplirá una consulta popular cuyo tema primordial es una petición ciudadana para acabar la inmoralidad.

Si como ciudadanos corrientes tomamos en cuenta y muy en serio el completo estudio de la Universidad Externado sobre deshonestidad, ahora es el Gobierno Nacional quien debe hacer lo propio, debido a que es indiscutible que ese trabajo da las bases concretas para realizar acciones inmediatas y verdaderas para erradicar o por lo menos disminuir esta pésima acción delictiva. El trabajo académico fue realizado en dos años por un grupo de profesionales de la mencionada universidad y, según datos de la Procuraduría General, por la deshonestidad se pierden anualmente más de $9 billones.

Si la actual administración, presidida por Iván Duque Márquez, y el Congreso en pleno, en forma inmediata, con las bases del estudio libran una batalla frontal contra la deshonestidad, así contribuirían a sanear las finanzas del Estado y evitarían la inequidad que se ve desde ya como característica especial en el proyecto tributario anunciado por el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

Tal y como lo han sostenido actualmente muchos comentaristas y personas del común el proyecto tributario afecta mayoritariamente a la clase media en sus ingresos.

El proyecto del Gobierno es hacer declarar y pagar impuestos a personas que reciben mensualmente más de $1,9 millones; si el Congreso aprueba el proyecto del Gobierno en las referidas condiciones, además de afectar a la clase media colombiana no se coadyuvará en una política de disminución de las desigualdades en materia social y económica.

Jorge Enrique Giraldo Acevedo

Consulta Anticorrupción

Todos los colombianos tenemos la obligación de ir a votar, pues tenemos la oportunidad de hacer cambios que nos van a beneficiar; si no lo hacemos estamos apoyando la corrupción y queremos que sigan malgastando nuestros recursos, hasta que lleguemos a la misma situación que está viviendo nuestro vecino país Venezuela.

Solo se piensa en una reforma pensional, pero que no afecta a los padres de la patria; es obligación del pueblo que se le baje el salario a los senadores, una reforma excelente sería que no tuvieran salario fijo sino que les pagaran por asistencia a trabajar, así el que nunca asiste no ganaría, ¿cuánto dinero nos ahorraríamos?

Hay que votar, pues si se gana y pasa al Senado y no la aprueban, en un año el Presidente de la República la puede aprobar por decreto.

Trinidad Díaz Rueda

Los concursos

Todos los concursos tienen nombre propio, por eso no concursé para el cargo de Contralor, donde podíamos participar justos y pecadores, máxime cuando hay corruptos honrados y honrados corruptos. Según los médicos hay males que no tienen remedio pero hay paliativos y eso nos reconfortan.

Entre concursos y votación popular ni lo uno ni lo otro son fiables, y para ello tampoco hay remedio. Dejemos que el río siga su cauce así nos ahoguemos en él.

¿Qué puedo hacer yo de pobre?, dice el amigo de la calle. Dios lleva a los hombres a las aguas profundas, no para ahogarlos, sino para limpiarlos”. Aughey.

Graciela De Salcedo

Virgen del Carmen

Señora del Carmen, abrígame con tu manto, que conducir sea un encanto que a nadie le traiga llanto. Patrona de los conductores nuestra señora del Carmelo ilumina nuestro gran anhelo que viajar no sea un recelo.

Acompañante de viajeros nuestra luz en los cruceros, que los equipajes sean ligeros y seamos buenos pasajeros. Con tu escapulario, rezamos el rosario, para tener lo necesario, si te llevamos a diario.

Nuestra señora del Carmen, da prudencia a los peatones, para que no sean gritones, si se atraviesan en callejones.

Padre Alfredo Vesga D.

Envíe su correspondencia a nuestras oficinas o al correo electrónico: hagaseoir@vanguardia.com

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.