Martes 28 de Diciembre de 2010 - 12:01 AM

Desastre anunciado en Bucaramanga

Comparta este artículo ›

Me refiero a la comuna 14 o zona de Morrorico, más precisamente donde hace unos días hubo varios deslizamientos por culpa de las lluvias. Vanguardia Liberal es el único doliente al que le importa lo que le pueda pasar a las familias de este sector, ya que  durante años se viene advirtiendo el desastre que puede ocurrir de un momento a otro.  Hago responsable de la catástrofe que pueda ocurrir al  Alcalde de Bucaramanga Fernando Vargas y a la directora de la del Defensa de la Meseta de Bucaramanga Elvia Hercilia Páez por su negligencia y el poco interés en solucionar el problema de la erosión en este sector, ya que llevan varios años al frente de la Alcaldía y la Corporación. La ciudadanía de la comuna 14 debe decidir entre parar la erosión del sector para que sus casas no se caigan o haya perdidas humanas, o tener un cable línea o teleférico donde lo único que se verá serán las casas cayéndose.  Son $45 mil millones o más la inversión  en cable línea que servirían para frenar la erosión del sector, que sí es una prioridad.

Rafael Rodriguez González


Los corruptos y las cosas de Dios

El periodista “Pirri”, en su programa del 19 de diciembre, presentó uno de los miles dramas de dolor de y desesperanza que vive el pueblo con ocasión del crudo invierno que tiene el país inundado y sin vías. Al terminar su presentación, “Pirri” pidió en forma de súplica a los ladrones del erario y de la contratación estatal que cesen por un tiempo la depredación y permitan que los dineros públicos alivien en parte, este drama. Ojalá y no haya oídos sordos a este clamor del pueblo colombiano. Para los que dicen no creer en Dios, que observen lo ocurrido en El Playón donde con ocasión de un accidente de tránsito, un niño de 7 años fue arrastrado por un río que hinchado bajaba repleto de piedras y palos y que después de varios kilómetros de recorrido apareció, 4 o 5 días después, vivo y sin lesiones graves, enterrado a medias, en una especie de isla que la providencia formó en mitad de la vertiente para su salvación. Entonces, ¿cómo no creer en Dios?

Luis Martín Parra Carreño


La gorda de Botero

Nadie discute la belleza y trascendencia de la obra de Botero que instalaron en el parque San Pío. Se le abona al alcalde el deseo de embellecer la ciudad; pero hay dos aspectos que no me cuadran. Uno, que Botero no haya tenido un gesto de generosidad de regalarle esta obra a Bucaramanga en contraprestación al regalo que le hicimos a los antiqueños con la Electrificadora, y dos, parece ser que los mandatarios locales tienen las prioridades invertidas, ¿cómo es posible que se paguen 2 mil 500 millones por esta obra mientras los barrios de ladera estan en riesgo de derrumbarse por culpa de no hacerse las debidas obras de protección, o que la ciudad esté sucia y llena de huecos e indigentes? Roguemos a Dios para que a la Gorda no se la lleven pronto los amigos de lo ajeno y que los próximos Alcaldes y Gobernadores sean más sensatos al definir las prioridades, ya que lo primero que hay que hacer es pintar y limpiar la casa antes que comprar el equipo de sonido.

Luis Enrique Mantilla R.


Colombia y su tragedia invernal

Vale la pena hacer algunas reflexiones sobre la suerte de 2 millones de compatriotas, quienes lo han perdido todo y requieren de una pronta solución. El gobierno Nacional habla desde ya de necesidades de inversión que fácilmente superarán los 10 billones de pesos, pero la gran pregunta que nos hacemos la mayoría de los colombianos, es ¿quién va a manejar y controlar dichos recursos y cómo evitar que no  vayan a caer en manos de las maquinarias políticas regionales y contratistas corruptos que tanto abundan en el país?

Ojalá el estatuto anticorrupción que por estos días se debate en el Congreso, sea más estricto y ponga en las cárceles a estos ladrones de cuello blanco, a quienes con motivo del feroz e imparable invierno, bien les cabe un sano debate sobre las responsabilidades políticas y administrativas al margen del fenómeno climático. Lamentable decirlo, pero la tragedia invernal debe servir para que urgentemente se reestructuren las Corporaciones Autónomas Regionales. Es acertado lo expresado por un especialista en Ordenamiento Territorial y Ambiental: “Los funcionarios deben ser enjuiciados, pues la corrupción en este tipo de entidades atenta contra la vida humana.”

Armando Pieschacón


Diciembre

Diciembre es sin lugar a dudas el mes más hermoso del año. Todo es más claro, más limpio. En todas partes huele a jazmines, a rosas, a claveles. Cuánta serenidad, dulzura y suavidad en el paisaje.

En diciembre no hay tiempo ni ambiente para ninguna clase de congojas. Los sufrimientos y privaciones del año se olvidan para dar paso al júbilo. Renace la esperanza, el amor a la vida. Las horas son propicias para saborear un buen vino, escuchar una buena música, besar a una mujer hermosa. Y soñar. Irnos por los caminos de la imaginación hacia ignotos lugares donde reine la paz.

Esto que acabo de describir pertenece al pasado. El diciembre de hoy es triste y lamentable. Todo cambió. Los ríos y las quebradas se desbordaron, las montañas y los barrancos se derrumbaron, casas, carreteras, caminos se destruyeron. Y murieron centenares de personas. Y centenares de miles de seres lo perdieron todo. Están desamparados, a la intemperie, sollozando y aguantando hambre. ¿Qué sucedió? Se enfurecieron los dioses? Fuimos objeto de alguna maldición?

Basta ya de literatura, de poesía. Es necesario ayudar. Contribuyamos con algo a fin de calmar un poco el dolor de nuestros hermanos en desgracia. Seamos solidarios alguna vez en la vida.

Guillermo Reyes Jurado.

Publicidad
Publicada por: HAGASE OIR
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.