Jueves 16 de Junio de 2011 - 12:01 AM

Y de nuevo en vacaciones…

Comparta este artículo ›

Columnista: Padre Jorge Eliecer Garcia

¿Te gustan las vacaciones? ¿Esperas tener algunos días o semanas con actividades distintas a las que realizas durante el tiempo de permanencia en el colegio o en la empresa u otros espacios? En la vida de todos nosotros las vacaciones son tan importantes y necesarias como el alimentarnos, el dormir y otras actividades que nos permiten una buena salud mental, física y especialmente espiritual. Todos tenemos derecho a un descanso como compensación del esfuerzo físico e intelectual que realizamos. La pregunta es: ¿Es posible hacer esto en un mundo tan desigual como el nuestro? ¿Los salarios que perciben muchos colombianos dan para tener por lo menos la gracia de un descanso así sea pequeño? Conozco a muchas personas especialmente mujeres, que nunca han podido salir ni siquiera al pueblo o ciudad más cercanos. Sí, llegaron las vacaciones, pero ¿para quiénes y sobre todo para qué? Si la vida cada día es más difícil y complicada por tantas y tantas injusticias que los seres humanos cometemos con nuestros semejantes. Para muestra miremos por ejemplo la corrupción que avergüenza a nuestro país y el mundo, ella es uno de los factores que impide que muchos colombianos podamos disfrutar de unas ricas y merecidas vacaciones. Como dice una vieja canción "tanto trabajar y no tengo na, tanto camellar y de vacaciones na". Sí, esa es la vida, ciertamente hay pruebas duras que nos agobian y nos exigen, hay metas que alcanzar y objetivos que lograr, hay momentos de mucha tensión, y para colmo también hay sufrimientos, tristezas y desconsuelos, sin embargo todos nuestros trabajos, momentos difíciles que podamos vivir, no significan nada en comparación de los que miles y millones de hermanos en el mundo deben soportar. No creamos que todos lo que hacemos o padecemos es en vano o pasa desapercibido a los ojos divinos, porque el señor conoce nuestros trabajos y luchas, por esto nos dice en su palabra: "descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen".

Bueno y finalmente si no podemos salir a algún lugar a vacaciones por lo menos tengamos pasatiempos serios y sanos que nos permitan por lo menos sin salir de casa, porque no hay plata, si tener un espacio de descanso bien merecido, porque recordemos que el propósito del esparcimiento es recrear la mente y todo el ser por medio de una actividad que requiere cierto esfuerzo. Dios a todos nos dio talentos, pues inventemos, creemos algo nuevo o por lo menos distinto a lo rutinario.

Publicidad

Autor: Padre Jorge Eliecer Garcia
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.