Sábado 14 de Julio de 2018 - 12:01 AM

El pesimismo

Comparta este artículo ›

Columnista: Alejandro Alvarado

“Este país es una bicicleta estática” me decía un amigo como balance de las elecciones presidenciales, tenía razón al decirlo, porque sudas y sufres, sientes la agonía y el cansancio, pero miras y no te has movido un centímetro, el país que vivimos es una representación cíclica de la desigualdad y la indiferencia. Mientras tanto, con esa reflexión en la cabeza veía dos días atrás a un joven capturado por la Policía, lloraba desconsolado ante lo inevitable, iba para la cárcel, los policías que lo tenían lucían orgullosos por el deber cumplido y las personas pasaban por el lado mirando esta escena sin ninguna importancia, pobres dedicados a la delincuencia por falta de oportunidades, no por vocación.

Así hemos vivido todos estos años, cárceles llenas de bandidos en su mayoría pobres que luego de su paso por allí salen sin sueños, sin proyectos, sin futuro, mientras un puñado de personas negocian con el narcotráfico y la corrupción amansando fortunas mal habidas, pero que nadie es capaz de controlar. ¿Qué esperanza de futuro tenemos si vivimos humillados en un país empobrecido?, cuando me dicen que solo veo lo malo, y que esa visión poco optimista resulta desagradable y miope, me queda por decirles que si no nos concentramos en los problemas y no los visibilizamos jamás los solucionaremos.

Creo que el país no va bien, que salir de la pobreza cada vez cuesta más y que estamos llegando al límite de las posibilidades con unos recursos naturales que evidencian el desgaste de una explotación irracional. Si no cambiamos el modelo donde un puñado de negociantes se apropian de lo público, condenaremos a millones de colombianos a seguir viviendo pobreza, mientras tanto la justicia sigue funcionando para esos jóvenes pobres, para esa delincuencia de calle, ellos no son más que un síntoma de un sistema enfermo, mientras tanto en los clubes recibimos a los otros bandidos, que son colegas, amigos y socios, que sirven para favores, esa responsabilidad es de todos, si no expulsamos de lo público este mal tendremos razón suficiente para el pesimismo.

Publicidad
Autor: Alejandro Alvarado
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.