Sábado 21 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Independencia

Comparta este artículo ›

Columnista: Alejandro Alvarado

Ayer conmemoramos un momento histórico, el 20 de Julio significó el inicio de un proceso de transformación político que nos tiene hoy hablando como una República, con un sistema político propio y unas autoridades elegidas por nosotros como comunidad, dimos un salto que nos separó de las autoridades hispánicas y sepultó al antiguo régimen monárquico, pero a su vez también fue el inicio de un viaje marcado por la sangre, los intereses privados y las luchas por el poder.

Hemos avanzando sin duda, el tiempo no se detiene y la historia no es estática, acá estamos sobreviviendo como Estado 200 años, y contra todo pronóstico aún respiramos, hemos logrado como sociedad cosas maravillosas, tenemos empresarios, académicos y políticos respetables, cientos de colombianos han dado su vida por este sueño colectivo, que no es otro que tener un país con igualdad, tolerante, y desarrollado.

En esta conmemoración debemos entonces pensar muy bien en qué momento estamos como país, y qué nos hace falta; sin duda uno de nuestros principales problemas es la corrupción, este cáncer ha estado presente sin dejarnos avanzar en muchos aspectos, y nuestra justicia funciona a medias en medio de movidas políticas, amigos y secretos inconfesables.

Nuestra sociedad está preparada para la transformación a través de la ciencia y la educación, dejando de lado nuestras diferencias y generando confianza para lograr la difícil tarea de sacar de la miseria a millones de compatriotas que hoy sufren en la ignorancia y la falta de oportunidades. Para cumplir el objetivo debemos renunciar a la corrupción, debemos atacar la mafia y fortalecer nuestras instituciones.

Se acerca un nuevo proceso electoral en lo local, lo más importante será lograr que hombres y mujeres con dignidad, formación e independencia se animen a presentar sus nombres a cargos de elección popular, porque solo participando encontraremos el rumbo para seguir el camino a un país donde deseemos vivir, dejando nuestro aporte a esta historia nacional que tanto necesita de un sueño que nos mantenga unidos, que nos haga pensar en una patria libre, digna y soberana, se puede.

Publicidad
Autor: Alejandro Alvarado
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.