Sábado 08 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Humillados

Comparta este artículo ›

Columnista: Alejandro Alvarado

alejandro.alvaradobe@gmail.com

El Estado colombiano es el principal evasor de los derechos laborales de sus empleados, los contratistas son parias de un sistema que los humilla y los deja en una situación de indefensión. Bajo nombres como “trabajador contratista”, intentan maquillar la realidad, miles de colombianos son explotados y no tienen derecho a primas, vacaciones, cesantías o incluso, no tienen derecho a buscar protección en un sindicato.

Los políticos corruptos lo saben y por eso aprovechan el deseo de tener un contrato y se sirven de la mano de obra gratis en periodo electoral, nadie cree en realidad en su candidato, creen en qué tanto chance tiene de ganar para lograr el objetivo, en muchos casos se tranzan los contratos a cambio de favores sexuales, y en otros, el político que tiene cuotas les cobra un aporte mensual.

Ahora bien, en medio de todo ese sistema absurdo, aparecen empresas como Bancomeva que tiene a su cargo el recaudo de aportes al sistema de seguridad social, y como si se propusieran hacer lo más humillante posible la atención, se pone a prueba la paciencia entre menús que hay que escuchar hasta el final, operadores que nunca contestan el teléfono, soportes de pago que no llegan, o simplemente líneas telefónicas que se caen. La única respuesta que dan es que durante los primeros días del mes siempre están muy acosados, sin embargo miles de colombianos también están acosados por sus facturas.

El asunto es dramático, ahora con los decretos que reglamentan las retenciones, los contratistas aportarán más que nunca a la seguridad social, aún cuando el servicio de salud no ha cambiado y es imposible evadir. Es un sistema abusivo que nos hace pensar en convertirnos en un ángel vengador que lucha de ventanilla en ventanilla en contra de lo más perverso, humillante y nocivo de trabajar en Colombia. Tal y como en la película ‘Relatos Salvajes’ de Daniel Szifron, este sistema convierte en ingeniero bombita a cualquier ciudadano que presta sus servicios personales a la administración, que ante tanta injusticia sueña con volar las bases del sistema.

Publicidad
Autor: Alejandro Alvarado
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.