Jueves 12 de Julio de 2018 - 12:01 AM

La dictadura desnuda

Comparta este artículo ›

Columnista: Alexander Arciniegas

Se habla mucho de las crisis políticas en Venezuela y Nicaragua pero poco se dice sobre el deterioro democrático en Brasil. Como he sostenido en columnas anteriores, uno de los agravantes de la crisis sociopolítica del gigante suramericano ha sido la partidización del poder judicial; como cuando el Supremo Tribunal Federal con escrupuloso formalismo paramentó el golpe parlamentario de 2016.

Y ni qué decir del juez Sergio Moro o del Tribunal Regional de Porto Alegre TRF4 más preocupados por condenar a Lula para sacarlo de la carrera por la presidencia en la que es claro favorito, que por administrar justicia de manera independiente. Así, aplicando un derecho penal del “todo vale” contra el expresidente, los jueces y fiscales de la primera y segunda instancia han conducido un proceso que el maestro Luigi Ferrajoli ha calificado de parcializado. En este sentido, el “ping pong” judicial del pasado domingo que terminó en el desacato de la orden de libertad a favor de Lula dictada por el magistrado Rogério Favreto del TRF4 resolviendo un hábeas corpus, sugiere varias preguntas y una conclusión.

¿Qué democracia es esa en la que Alexandre de Moraes o Gilmar Mendes, para dar un par de ejemplos, administran justicia desde el STF, máxima corte del país, a pesar de sus públicos vínculos con el derechista PSDB, pero en la que la antigua pertenencia al PT de Favreto es usada desde sectores políticos y mediáticos para desacreditar sus decisiones?

¿En qué democracia una orden de libertad proferida por un magistrado es desacatada varias veces el mismo día por la Policía, y un juez de primera instancia -Moro- contraria impunemente órdenes de tribunales superiores?

Es claro que la pandilla de corruptos que controla el Legislativo y el Ejecutivo dispone de tan sólidos aliados en el aparato judicial y policial que no necesita vencer a Lula en las urnas o fingir respeto al Estado de derecho. Esa dictadura yace hoy más desnuda e impune que nunca.

Publicidad
Autor: Alexander Arciniegas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios