Jueves 19 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Vino viejo en “drones” nuevos

Comparta este artículo ›

Columnista: Alexander Arciniegas

Retornan las fumigaciones de cultivos de coca ahora con modernos drones pero aunque la mona se vista de seda mona se queda, pues como advierte el enviado especial del Gobierno alemán para el proceso de paz Tom Koenigs: “Se trata de una idea viejísima de los norteamericanos que no ha funcionado en ninguna parte del mundo”.

¿Por qué insistir entonces en la vieja y fracasada estrategia del glifosato?

Es irresponsable ser el único país del mundo que persiste en ello, pese a sus altos costos humanos dado sus efectos cancerígenos; medioambientales e incluso económicos, y a que hoy estamos igual que antes del Plan Colombia, pese a que en las últimas dos décadas se fumigaron más de un millón de hectáreas.

Enfocarse en las aspersiones es tapar el sol con un dedo pues no considera la cadena del narcotráfico, la responsabilidad de los países consumidores y se basa en la premisa falsa de que más cultivos en Colombia significan más muertes de estadounidenses por sobredosis; sofisma que oculta la incapacidad de ese país para controlar internamente su epidemia de opioides.

Por otro lado, y contrario a lo que dicen los gringos y el uribismo, el aumento de los cultivos no obedece a que se dejara de fumigar o a que los campesinos cocaleros sembraran más para recibir los beneficios económicos del Gobierno, que terminaron siendo promesas incumplidas; sino a la combinación de la caída del precio del oro; la revaluación del dólar; el aumento de la demanda en mercados como en EE.UU., Brasil, Argentina y Europa; y a la presión de los narcotraficantes en los territorios que dejó las Farc.

Volver a las fumigaciones con o sin drones conducirá inexorablemente a un nuevo fracaso, aplazado indefinidamente el problema fundamental que alimenta el narcotráfico y la violencia: la ausencia de un Estado capaz de impulsar oportunidades para incorporar a la economía y a la ciudadanía a los habitantes de los territorios periféricos.

Publicidad
Autor: Alexander Arciniegas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.