Jueves 02 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

El Mindefensa en la cumbre gringa

Comparta este artículo ›

Columnista: Alexander Arciniegas

politicainternacional1648@gmail.com

Causaron mucho revuelo las declaraciones del nuevo Ministro de Defensa, al plantear “regular” la protesta social. Sin embargo, un aspecto pasó relativamente inadvertido y es el evento en el que el ministro anunció su autoritaria propuesta.

Se trató de la Cumbre Concordia Américas, el evento clave de la “Iniciativa Américas” promovida por sectores empresariales y gubernamentales estadounidenses, para influenciar la agenda interna y externa del nuevo Gobierno colombiano acercándola a sus prioridades; como si no fueran suficiente la histórica sumisión de nuestras élites; los mismos beneficiarios del modelo especulativo y extractivista que eligió a Santos y a Duque. La cumbre celebrada en Bogotá, a mediados de julio fue iniciativa de la Fundación Concordia, financiada por el Libra Group, propiedad de la familia Logothetis, magnates griegos con intereses en Latinoamérica en los sectores: inmobiliario, energético y transporte. Además de promover el neoliberalismo, Concordia es un buen ejemplo de cómo a través de distintas fundaciones, Estados Unidos articula sus intereses empresariales y gubernamentales para influenciar las políticas de países como Colombia.

De ahí que entre los invitados principales estuvieran el Presidente electo; Juan Manuel Santos; Joe Biden, exvicepresidente de EUA; David Petraeus, exdirector de la CIA, y Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica. La agenda que articuló las intervenciones, casi todas en inglés, incluyendo la de Santos, giró en torno al retorno de la “guerra contra las drogas” y la situación venezolana.

Lo primero, aunque contraviene el acuerdo de paz; mientras sobre Venezuela se planteó la necesidad de liquidar de una buena vez Unasur y catalizar desde frente internacional un cambio de régimen, algo tan peligroso como ambiguo.

Nada se dijo sobre apoyar desarrollo económico, construcción de Estado y ciudadanía en territorios cocaleros como Nariño, Putumayo o el Catatumbo; nada sobre garantías para el ejercicio de la participación ciudadana y la consolidación de la democracia. Paradójicamente, la agenda de la paz no interesó a la Cumbre de la Concordia.

Publicidad
Autor: Alexander Arciniegas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios