Jueves 23 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

La ministra del fracking

Comparta este artículo ›

Columnista: Alexander Arciniegas

politicainternacional1648@gmail.com

Desde 1972 cuanto la ONU realizó la primera Conferencia sobre medio ambiente el tema ha ganado creciente importancia en la política internacional a medida que el crecimiento demográfico acentúa las consecuencias ambientales de la producción industrial en masa y de la agroindustria basada en pesticidas y en el acaparamiento del agua.

Dentro de estas preocupaciones capaces de derivar o intensificar conflictos a escala nacional o internacional, el tema del cambio climático resulta clave. Justamente un reciente estudio publicado en la revista PLOS Medicine, afirma que la subida de las temperaturas aumentará dramáticamente las muertes por olas de calor en regiones tropicales y subtropicales en los próximos 50 años.

El estudio enfatiza otras dos cosas inquietantes: que Filipinas, Taiwán, Brasil y Colombia serán los más afectados por los efectos climáticos de la emisión descontrolada de gases de efecto invernadero resultado del uso de combustibles fósiles: petróleo, carbón y gas natural. Y que el aumento de los niveles de calor que golpeará con mayor crudeza a las poblaciones de países pobres, impulsará un nuevo tipo de “migración climática”.

Es ese sentido, preocupan las primeras señales del gobierno del “producir conservando y preservar produciendo” sobre lo que será en los hechos su política ambiental y energética. Las declaraciones de la “ministra del fracking” que salió a defender esta destructiva técnica en lugar de liderar el debate sobre cómo el Estado colombiano impulsará una transición de matriz energética para garantizar a sus ciudadanos el derecho constitucional a un ambiente sano y cumplir las metas internacionales del Acuerdo de París.

Tiene razón el grupo de congresistas santandereanos entre los que se destaca el comprometido representante Fabián Díaz, en prender las alarmas no solo porque Santander seria uno de los departamentos más afectados por la implementación del fracking; sino porque el ministro de Ambiente no ha sido categórico en rechazar esta irresponsable técnica, prohibida ya en países como Francia; y mucho menos la minería en paramos como Santurbán.

Publicidad
Autor: Alexander Arciniegas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.