Sábado 11 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

Suicidio y alienación

Comparta este artículo ›

Columnista: Alfonso Gomez Gomez

Es el nombre que dio a su libro Libardo León Guarín. Atribuye las causas de la autoeliminación a las condiciones sociales. Estas influyen bastante, pero no son únicas. Siempre me ha llamado la atención el caso de hombres maduros, que optan por la autoeliminación sin que tengan problemas personales de ningún género, ni aparentemente problemas visibles. Como no dejan nada escrito ni confían a contertulios su caso, viajan a la oscuridad de la muerte y dejan a las arbitrarias interpretaciones la explicación del hecho, que se comenta algún tiempo, más breve que largo, y deja en sombras lo acaecido. Generalmente el suicidio acontece cuando el sujeto llega a la conclusión de la inutilidad de su vida. Puede darse el caso de enfermedad incurable, pero todos los casos implican alienación, como sugiere el autor.

Entre nosotros existe el código penal de 1981 ( similar al de 1938) que sanciona a quien induce al suicidio (art.327). También contempla en el art. 326 el homicidio por piedad, bastante raro. La legislación es moderna, porque antes se perseguía en bienes del muerto y su cadáver era objeto de actos que la humanización del derecho penal proscribió. Libardo refiere desde Benthan lo que han dicho algunos autores y cita a Dostoyevsky, quien refiere que Kirilov se suicida para demostrar su entera libertad, pues eliminar la propia vida es disponer libremente de ella. Enrico Ferri sostuvo que el suicidio no puede ser punible “si se tiene en cuenta que la ley no puede revelarse contra la naturaleza que se vale de este mecanismo para seleccionar a los más fuertes y resistentes a la vida en todos sus sentidos…”

Libardo es sociólogo de profesión y discípulo de Emilio Durkheim, y escribe: “…Con su análisis del suicidio se está asestando un golpe no solo a las interpretaciones religiosas y del determinismo naturalista, sino a los psicologistas que desconocen la acción de la realidad social…”

Publicidad
Autor: Alfonso Gomez Gomez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.