Sábado 07 de Julio de 2018 - 12:01 AM

¡Qué golazo!

Comparta este artículo ›

Columnista: Alfonso Marin

Al momento de escribir estas líneas todavía está viva en el corazón de los colombianos la nostalgia por la eliminación de nuestra selección de fútbol del campeonato mundial que se celebra en Rusia. Aunque la meta era un poco más ambiciosa, o por lo menos igualar la participación de Brasil, de todas maneras ha quedado en el ambiente la sensación de que se jugó con honor y entrega hasta el último minuto, cuando la suerte ya no estuvo de nuestro lado. Colombia vibró con emoción cada uno de los goles que nos llevaron a la fase siguiente como es ya tradicional entre nosotros, cuando la camiseta se lleva pegada al pecho y al espíritu nacional. El baile de los colombianos cuando hacían un gol creo que ha quedado en la retina del mundo como señal de que somos un país alegre, que sabe exteriorizar sus emociones de la mejor manera. No cabe duda que el fútbol es la fiesta por excelencia del deporte. A la hora de los balances, seguramente saldrán a relucir muchos errores y equivocaciones de los protagonistas y del cuerpo técnico, pero al final el comparativo entre lo uno y lo otro será tan positivo como para seguir soñando en una próxima oportunidad con mejores resultados. El relevo generacional de algunos jugadores que tanto queremos y admiramos, muy pronto tendrá que darse y nuevas estrellas brillarán en el firmamento de este deporte, que no solamente llena estadios, sino también corazones entusiastas que gritan los goles y los triunfos en la cancha hasta el delirio.

A medida que transcurre el mundial, muchos países al igual que el nuestro se llenan de tristeza al tener que recibir a su selección de vuelta a su casa, mientras otros todavía acarician la esperanza de verlos volver con la copa en la mano, como señal de que fueron los mejores en esta difícil competencia.

Tanto entusiasmo resumido en una cancha de fútbol solo lo podemos apreciar y sentir cada cuatro años, razón que motiva en buena parte nuestra alegría y atención por cada uno de los partidos que se realizan todos los días. Así ya no esté Colombia en esta contienda mundialista seguiremos, como lo hace el mundo entero, disfrutando de este espectáculo que divierte por igual a hombres y mujeres de todas las edades, porque es un deporte que integra el espíritu de todas la naciones alrededor de unas banderas que ondean con orgullo cada vez que suena el himno nacional. Gracias muchachos de nuestra selección por todo lo que hicieron en la cancha.

Publicidad
Autor: Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.