Sábado 04 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

La batalla del Pienta

Comparta este artículo ›

Columnista: Alfonso Marin

Celebra el día de hoy el municipio de Charalá un aniversario más de la Batalla del río Pienta, ocurrida el 4 de agosto de 1819, que tanto contribuyó al triunfo definitivo de las fuerzas patriotas en el Puente de Boyacá. Reconocida su contribución por el mismo Libertador Bolívar, tuvo el cuidado de ir hasta el mismo lugar de los acontecimientos en el mes de febrero del año siguiente, a darles las gracias a sus sobrevivientes, y al darse cuenta del estado de destrucción en que había quedado el pueblo, le solicito al general Santander la ayuda del Gobierno central para su reconstrucción. Este acontecimiento que duró mucho tiempo casi anónimo en los anales de la historia patria, con el correr de los años ha venido ganando en importancia, hasta el punto que hoy es ya de dominio público, no solo entre los historiadores, sino del público en general y del mismo Gobierno departamental, que decretó esta fecha como día cívico en todo el departamento de Santander. El estudio cuidadoso de los hechos por parte de los investigadores nos ha permitido conocer cada vez más en detalle el papel de cada uno de los protagonistas y del pueblo en general, pues ya nadie desconoce las actuaciones de personajes como Lucas González, comandante del ejército realista y como jefes de los patriotas, a Fernando Santos Plata, Antonio Morales, Fernando Arias Nieto, José Tadeo Rojas, Fermín Vargas y otros cuantos que inscribieron su nombre con la tinta indeleble del sacrificio por la libertad. Capítulo aparte merece en este panteón de la fama, entre los protagonistas de esta batalla desigual en todo sentido entre realistas y patriotas, el caso de la niña Elena Rosalía Santos Rosillo, sobrina de Antonia Santos, que fue vilmente asesinada en el templo parroquial, cuando buscaba refugio físico y espiritual, ante la arremetida de los españoles por las mismas calles del poblado. Los actos conmemorativos de este año me han informado sus organizadores son una especie de preparación para la fiesta del bicentenario el año próximo, cuando se espera hacer una celebración, con la participación de las autoridades del orden nacional e inaugurar las obras que se han incluido en la Ley 1644, que elevó el municipio de Charalá a la categoría de Patrimonio Histórico y Cultural de la Nación. Los charaleños de todas las edades nos unimos de corazón a esta celebración, que cada año tiene mayor significado entre todos los colombianos.

Publicidad
Autor: Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.