Sábado 01 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Vivir en el espacio

Comparta este artículo ›

Columnista: Alfonso Marin

Durante varias centurias, la expresión vivir en el espacio era una manera sencilla de decirle a una persona que estaba fuera de la realidad o un tanto desubicada sobre cualquier actividad de la vida diaria. Ahora en plena época espacial vivir en el espacio es una posibilidad de vida al alcance de todos aquellos que tengan algún sentimiento o vocación de aventura. Así se desprende de la lectura de la biografía del astronauta norteamericano Scott Kelly, quien vivió casi un año en el espacio.

Después de tanto tiempo en el espacio según su propia confesión, las alteraciones de su cuerpo físico comparadas con las de su hermano gemelo Mark, que permaneció todo el tiempo aquí en la tierra, fueron mínimas, únicamente un pequeño crecimiento de cinco centímetros en su columna vertebral por estar tanto tiempo bajo gravedad cero. Esta biografía que muy pronto podremos adquirir en Colombia seguramente nos permitirá conocer más detalles sobre una experiencia tan particular para cualquier ser humano, no solo por lo interesante desde el punto de vista científico, sino de las posibilidades que tenemos todos los seres humanos para adaptarnos a unos ambientes desconocidos. La sed de aventura tan constante en todos los tiempos y en todas las generaciones ha mantenido a la sociedad de sorpresa en sorpresa, empezando por Marco Polo, que descubrió para el mundo occidental las riquezas económicas y políticas del oriente, pasando por Cristóbal Colón, que le regaló al mundo del siglo XV un nuevo continente.

Las confesiones o memorias de estos protagonistas de experiencias tan novedosas son las que siguen dando pie para que sigamos buscando en todas partes, incluyendo el espacio sideral otras formas de vida. Como la meta del hombre del siglo XXI es Marte, porque ya llegamos a la Luna más temprano que tarde, tendremos noticias sobre estos viajes que nos permitirán otra vez estimular nuestra imaginación con datos reales cuando alguien vaya y luego nos cuente sobre su experiencia, tal como ahora lo está haciendo el astronauta Scott Kelly.

A pesar de que el mundo no cambie tanto como se quisiera con estos viajes llenos de aventura, de todas maneras nos dejan la sensación de que la humanidad no nació para estarse quieta, sino más bien para viajar hasta donde la imaginación y su sabiduría se lo permitan.

Publicidad
Autor: Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.