Sábado 08 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

¿Quién es quién en Santander?

Comparta este artículo ›

Columnista: Alfonso Marin

En su formato tradicional, apareció el volumen número cuatro de la serie ‘Quién es quién en Santander, que ha venido escribiendo el académico y amigo Edmundo Gavassa Villamizar. Creo ser justo si a nombre propio, de mis hijos Rafael y Sergio y de todas las personas que allí aparecemos, darle las gracias a Edmundo por esta deferencia de hacernos partícipes de la historia regional. Siempre he admirado un poco en silencio la labor que hacen los historiadores al recoger en libros la memoria pasada y presente de los pueblos. En el caso de Edmundo, no solo nos ha dejado para la posteridad las imágenes más antiguas de nuestra querida ciudad, sino que ahora se ha empeñado en recoger las pequeñas biografías de sus gentes y de las empresas más significativas de la región. Desde cuando su abuelo paterno, Don Quintilio Gavassa Mibelli, llegó a Bucaramanga a mediados del siglo XIX, muchas cosas empezaron a cambiar en la pequeña aldea de Bucaramanga, porque la vida sencilla y austera de aquellos años dejó de ser un cuento para convertirse en imagen permanente, libre de poderse admirar a voluntad, para ilustrar ante propios y extraños los hechos del pasado, tal como ahora lo hacemos cuando nos referimos a la ciudad de antaño. Por curiosidad siempre que cae a mis manos un libro o revista turística de Bucaramanga o Santander, encuentro a la vuelta de sus primeras páginas una fotografía de Gavassa ilustrando su contenido o para hacernos caer en cuenta de lo mucho que hemos cambiado en el último siglo. Posiblemente así ocurra con nosotros, los que aparecemos en los libros de ‘Quién es quién en Santander’, que las futuras generaciones podrán comparar lo que modestamente hicimos en nuestro paso por el mundo y valorar el legado que le dejamos a la ciudad del futuro. Difícil imaginar cómo serán las tendencias del futuro en materia de estudios históricos y sociales, pero de todas maneras no deja de ser importante agotar todas las fuentes de estudio posibles, y esta tarea de Edmundo me parece que es una de ellas. Santander en particular y Colombia en general han vuelto en los últimos meses a pensar otra vez en la historia como herramienta indispensable para proyectar su desarrollo, y por eso todo esfuerzo bibliográfico es además de loable valioso en este propósito común de construir futuro. Felicitaciones Edmundo por su trabajo.

Publicidad
Autor: Alfonso Marin
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.