Lunes 06 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Se avanza, pero…

Comparta este artículo ›

Columnista: Alvaro Beltran Pinzón

Las dificultades para articular a las regiones, las diversas formas de idiosincrasia y el juego de particulares intereses que se protagonizan en su interior, son factores que llevaron a David Bushnell a titular su libro de perspectiva histórica del país, con el nombre de: “Colombia una Nación a pesar de sí misma”.

Destaca el autor cómo los grupos humanos y sus territorios no alcanzaron su estado actual por vías fáciles, sino que fueron sacudidos por antagonismos y malentendidos sociales, culturales, políticos y territoriales. Fruto de tales circunstancias ha tenido un crecimiento lento, aunque constante, a lo largo de su existencia. Según esta mirada, los gobiernos han sido cautelosos, moderadamente reformistas y no consiguen cerrar las brechas de las desigualdades. Siempre queda un remanente de inconformidad que da pie para que subsistan reclamos sobre la sociedad y las instituciones.

De esta visión no se van a escapar los logros alcanzados durante el mandato Santos. Aun cuando no se dispone de la debida distancia para evaluar su resonancia histórica y emitir un dictamen conclusivo, es evidente esa “falta del centavo para el peso”, como se dice en el argot popular. Por ejemplo, al esfuerzo de paz que condujo al desarme del significativo grupo de las FARC aún le falta su consolidación y la superación de obstáculos de imprevisible pronóstico. El indudable progreso en obras de infraestructura delata errores que dejan el sinsabor de lo improvisado. La afiliación de Colombia a la OCDE luce medio vacía, cuando se está pendiente de la profundización y estructuración de un sistema educativo capaz de responder, con conocimiento propio, a las exigencias de un desarrollo sostenible.

En fin, ciertamente se ha avanzado en esta Nación que persiste, a pesar de sí misma, en la búsqueda de modelos que permitan su inclusión en un Estado moderno, con instituciones confiables y con una estructura democrática idónea para convocar a la ciudadanía a un gran proyecto común. Entre tanto, seguirá siendo un país de paradojas y contradicciones, con serios altibajos en materia política y en el comportamiento de su crecimiento.

Publicidad
Autor: Alvaro Beltran Pinzón
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.