Sábado 11 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Educación: pasión aplicada

Comparta este artículo ›

Columnista: Asociación Educativa de Santander

Evidentemente la educación es muy importante, pero no aquella que reciben actualmente nuestros niños en algunos colegios y/o universidades, pues no están siendo formados en habilidades que les permitirán funcionar y prosperar en un mundo cambiante, donde reina la incertidumbre, la convivencia y aspectos económicos cada vez son más complejos además de que se vive un ambiente volátil y ambiguo. Es por ello que los fines y objetivos de la educación están cambiando.

La importancia que se daba al logro académico o al conocimiento de las asignaturas o la intensiva preparación para la universidad, no asegura el éxito profesional y/o personal, eso es claro. Sin embargo, cuando esos contenidos aprendidos durante su etapa escolar son aplicados en proyectos reales, en comunidades cercanas donde se logre generar un cambio en su entorno , tiene mucho más sentido.

Algunos educadores hemos entendido que para lograrlo debemos tener mejores fines, un mejor currículo que realmente se adapte a las necesidades futuras de nuestros estudiantes y un adecuado uso de la tecnología con el fin de que las nuevas generaciones puedan dar un nuevo rumbo a nuestro país, porque entendemos que para tratar temas como la paz, el empleo, el medio ambiente, la movilidad, la pobreza, la seguridad y/o el medio ambiente, necesitamos ciudadanos consientes de sí mismos, que actúen bajo conciencia colectiva y que apliquen todos sus conocimientos y habilidades para mejorar su mundo.

Como educadores estamos formando a los ciudadanos que marcarán el nuevo rumbo de nuestro país; es por ello que el aprendizaje no es el propósito por el cual educamos a nuestros niños. El aprendizaje es un “vehículo” por medio del cual buscamos que ellos piensen, actúen y se relaciones de manera flexible y eficaz, para que apliquen sus intereses y pasiones, y así convertirlos en solucionadores que tomen decisiones asertivas, con un alto sentido crítico e investigativo, adaptables, justos, reflexivos, perseverantes y con carácter.

Publicidad
Autor: Asociación Educativa de Santander
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.