Sábado 30 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Investigación y emprendimiento

Comparta este artículo ›

Columnista: Asociación Educativa de Santander

La investigación no sólo es una actividad primordial para el desarrollo del conocimiento, es esencial para el impulso de cualquier iniciativa de transformación, siendo un elemento fundamental para el progreso del país y la región.

Sin embargo, para aprovechar al máximo su potencial en el proceso de construcción de nuestra sociedad, es necesario desmitificar y repensar su significado: dejar de verla como un elemento exclusivo de laboratorios o facultades especializadas, sin aplicaciones cotidianas, para convertirla en parte importante de toda labor humana. Así mismo, someter a análisis el papel de la escuela, la empresa y el hogar como generadores de conocimiento y no como replicadores del mismo.

Para ello es necesario que ciudadanos y emprendedores incorporen un esquema de investigación a sus procesos de innovación y desarrollo, de manera que sean gestores de conocimiento, fomentando la competitividad y vigencia en el mercado a través de iniciativas fundamentadas en la indagación, en el aprendizaje autónomo y en la comprensión del entorno, sus problemáticas y avances.   

La investigación se desarrolla a partir de la curiosidad y del asombro, lo cual parece difícil en una sociedad como la nuestra; por esa razón es nuestro deber desarrollar un hábito de preguntar, observar, medir, experimentar el mundo que nos rodea. De esta manera, construiremos un nuevo tipo de ciudadanía, capaz de proponer soluciones innovadoras antes que esperarlas.

Esta ciudadanía crítica se desarrolla desde ejercicios de retos emprendedores, propuestas donde el trabajo en equipo y el pensamiento divergente son clave para resolver problemas cotidianos. Estos ejercicios deben ser implementados en todos los escenarios, desde iniciativas de organizaciones como encuentros de Secretaría TIC o semilleros de investigación, pasando por los esfuerzos de comunidades educativas por impulsar el desarrollo tecnológico en su institución, hasta lo básico: familias que permiten a sus niños jugar, explorar y probar que en el mundo real, sus problemas y soluciones están al alcance de su mano.

Publicidad
Autor: Asociación Educativa de Santander
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.