Sábado 20 de Enero de 2018 - 12:01 AM

El valor del saludo

Comparta este artículo ›

Columnista: Asociación Educativa de Santander

Una de las acciones más cotidianas que todos realizamos es el saludo. Sin embargo, no siempre dimensionamos el impacto que esta sencilla expresión puede causar en el otro; un saludo disipa una pena, ilumina el día, nos hace sentir importantes y mejora la autoestima.

Existen muchas formas de saludar y estas dependen de la cultura, del contexto y del grado de cercanía o relación que haya entre las personas; un ¡hola!, ¡buen día!, un abrazo, dar la mano, un beso, la inclinación de la cabeza o levantar las cejas son algunas de las manifestaciones de aprecio que ofrecidas en forma sincera esperan también ser recibidas con agrado y amabilidad.

Cualquier expresión verbal o no verbal que indique la atención que presta una persona hacia otra debe ser valorada, sin embargo, lastimosamente, un acto de tan elemental cortesía, a veces no se ofrece de manera espontánea y es desconcertantever cómo al subir a un ascensor, tomar un transporte del servicio público o entrar a un almacén u oficina, nos quedamos literalmente “con el saludo en la boca”.

Podríamos tener muchas razones para no saludar; los afanes, el estrés, las preocupaciones, la desatención, el uso de auriculares, el cada vez más frecuente uso del WhatsApp o de las redes sociales; pero todas son en realidad excusas que rayan en la descortesía y la falta de educación, pues responder a un saludo no implica más que una buena disposición y medio segundo para responder.

No perdamos ni dejemos que nuestros niños y jóvenes pierdan esta sana costumbre, inculquémosle con el ejemplo, el valor de dar y responder a un saludo y aunque al principio lo “tengan que hacer” ante la demanda, posteriormente se les convertirá en un saludable hábito que les permitirá relacionarse de un modo mejor con sus iguales, a medida que van conociendo los valores, las normas y las reglas propias de su cultura o dicho en otras palabras, en la medida que van construyendo ciudadanía.

Publicidad
Autor: Asociación Educativa de Santander
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.