Sábado 11 de Enero de 2014 - 12:01 AM

La reforma de salud golpea a la clase media

Comparta este artículo ›

Columnista: Bernardo Useche

Un punto de la reforma a la salud del presidente Santos que poco se ha analizado es el del grave impacto que tendría en los gastos de bolsillo para la clase media, la aprobación de este proyecto, que cursa en la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes. El propio ministro Alejandro Gaviria, en presentación que hiciera en la 69 Asamblea Nacional de la Andi el año anterior,  afirmó al respecto: “La clase media ha crecido rápidamente… El gasto de bolsillo en salud es relativamente bajo” y que la mayoría de los recobros por servicios no incluidos en el Plan Obligatorio de Salud (No POS) se concentran en la atención prestada a las personas de mayores ingresos.

Lo que esto significa en palabras simples es que un número creciente de personas que se incluirán en la categoría de “clase media” se verán obligadas, para acceder a la atención de salud que necesitan, a pagar de su bolsillo costosas pólizas privadas de seguros o medicina prepagada.

Lejos de ser un análisis original en economía de la salud, las palabras citadas del ministro Gaviria son una simple adaptación para Colombia de las recientes políticas del Banco Mundial.

En su discurso inaugural de la Conferencia sobre Salud organizada por la Corporación Financiera Internacional  (IFC), el pasado 19 de marzo en Estambul, el economista George Magnus planteó exactamente lo mismo: las nuevas clases medias constituyen “mercados emergentes” que están creciendo rápidamente (no olvidar que para el Banco Mundial alguien que gane más de dos millones de pesos colombianos pertenece a esta nueva clase media); de lo que se infiere que es hacia esos mercados emergentes que el negocio de la salud debe orientarse y que por lo tanto esos sectores de la población con un poco más de ingresos  bien pueden pagar seguros privados de salud.

El capítulo VI sobre “Cobertura complementaria en salud” de la propuesta inicial del ministro Gaviria iba en ese sentido y el hecho que lo hubiera retirado del proyecto de reforma ordinaria, entre otras razones para evitar dejar completamente al desnudo que la reforma establece un plan de beneficios o POS insuficiente o restringido para que los demás servicios de salud tengan que ser cubiertos por la medicina prepagada, no significa que este no continué siendo el propósito del Gobierno.

Publicidad
Autor: Bernardo Useche
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.