Sábado 04 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

De cocodrilos y búhos

Comparta este artículo ›

Columnista: Carlos Chaverra

“La palabra liderazgo tiene en su raíz inglesa la palabra ‘leith’ que quiere decir morir. Cuando nos comprometemos a crecer como líderes estamos dispuestos a dejar morir- dejar ir- aquellas partes que no son nuestras, que son prestadas, como por ejemplo el de pretender ser perfecto, el mejor, tener siempre el control, o ser el más especial”. El dinero, las relaciones importantes y la obsesión por el éxito personal le permitió descubrir a Hylke Faber- otrora gran ejecutivo de una multinacional- que su verdadero espíritu innovador y creativo estaba siendo secuestrado por sus temores (lo que él llama cocodrilos) impidiéndole disfrutar de la sabiduría- sus búhos- que da el de crecer mediante el aprendizaje y el conocimiento sin pretensiones ni ataduras. Desde esta perspectiva crecer en nuestro auténtico ser consiste en desaprender de nuestros temores- domar nuestros cocodrilos interiores- y traerlos bajo la tutela de los atributos más sabios de nuestro ser, que llamaremos nuestros búhos”. (Hylke Faber, Taming our Crocodiles: Unlearn Fear & become a True Leader, Ixia Press, 2018)

Pensé que ya que el 7 de agosto se posesiona el nuevo Gobierno, me daré la oportunidad de ir exorcizando algunos de mis cocodrilos para darle espacio a que la sabiduría del búho permee mis pensamientos y acciones. Difícil labor, ya que no he estado exento del clima de polarización en donde el debate político nos ha acentuado más nuestros temores y desconfianzas y la verdad se ha perdido entre dimes y diretes. Pero ¿cómo no hacer el esfuerzo? ¿No será mejor esto que caer rendido ante el esfuerzo estéril de condenar por definición toda opinión contraria?

“La verdad reside en cada corazón humano y uno debe buscar esta verdad allí y ser guiados por dicha verdad como uno la ve. Pero nadie tiene el derecho de coaccionar a otro de acuerdo con su visión de la verdad,” nos dice Gandhi. En vez de preocuparnos de vernos bien, que serían los cocodrilos, debemos enfocarnos en la verdad de los hechos que ocurren y de manera sabia-nuestros búhos- tornar esto en hechos constructivas que animen a la construcción de nuevas realidades y sueños.

Ojalá que en este nuevo Gobierno logremos domar nuestros cocodrilos y demos vía libre a nuestros sabios búhos.

Publicidad
Autor: Carlos Chaverra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.