Martes 20 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Maestros colombianos meritorios

Comparta este artículo ›

Columnista: Carlos Gómez

Qué reconfortante resulta la noticia que tres profesores del país fueronreconocidos, entre más de 30 mil nominaciones, parte del selecto grupo de los mejores del “Global Teacher Prize”, el premio internacional más importante del área.

Uno de ellos ya está entre los 10 finalistas, Luis Miguel Bermúdez Gutiérrez, que por su creatividad y trabajo logró bajar a cero la tasa de embarazo adolescente en su colegio de Suba. Otro de los nominados entre los “top 50” fue Carlos Enrique Sánchez, Santamaría, de Contratación, quien con su labor docente en artes logró recuperar la historia y también desmitificar el estigma de los lazaretos que en otras épocas marginaban a los leprosos de la vida social.

Leyendo sus vidas y ejecutorias educativas se encuentran elementos comunes entre ellos: la pasión con la que viven su misión educativa, la capacidad de “contagiar” a los estudiantes de nuevas ideas y realizarlas en proyectos que los hace protagonistas de cambios sustanciales para sus vidas y sus entornos, la fe que profesan en el poder de la educación y que se expresa en la firme convicción de todo lo que los jóvenes pueden lograr cuando se cree en ellos, la alegría de servir en la misión educativa, el ir más allá de la simple comunicación de saberes y entablar una relación pedagógica que permite el crecimiento mutuo de estudiantes y profesores, el salirse de los esquemas prefabricados que nivelan por lo bajo y buscar la excelencia, y la vivencia de la profesión como una vocación que permite inspirar sueños grandes, señalar caminos ygenerar nuevos horizontes.

Colombia no ha sido ajena a estos reconocimientos. Hace cinco años, Vicky Cólbert, ganó el Premio Wise de la Fundación Qatar por haber legado al mundo, especialmente rural, el proyecto “Escuela Nueva”, que ha permitido la educación de millones de niños en muchos países en desarrollo.

Cuánto bien se logra cuando los maestros entienden el valor de la profesión, la alegría del encuentro, el influjo de la palabra, la fuerza del ejemplo, el poder de la verdad, el amor por la misión, y la convicción de que la educación puede tocar corazones, transformarmentes, posibilitar sueños, y (re)construir vidas.

Loor a los maestros que transmiten pasión por el conocimiento y comunican efectivamente desafíos, valores y principios.

Publicidad
Autor: Carlos Gómez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.