Miércoles 26 de Enero de 2011 - 12:01 AM

Seguridad ciudadana: Un derecho natural

Comparta este artículo ›

Columnista: Carolina Leal Pinzón

Es una hecho que la Política de Seguridad  Democrática se salió de la orbita de la protección y la  tranquilidad  que tanto añora hoy en día los ciudadanos, y es que cuando hablamos de seguridad ciudadana, nos referimos al Derecho Natural, aquel  que hace mención al derecho innato a la naturaleza humana; es decir, “los Derechos Humanos se traducen en imperativos éticos emanados de la naturaleza del hombre, que se traducen en el respeto a la vida, a la dignidad y a la libertad en su dimensión de persona”.

Esta semana  la secretaría de gobierno anunció la ejecución de un centro de operaciones cuyo objetivo es contrarrestar la delincuencia que azota a Bogotá, dicho centro estará ubicado en cinco localidades: Usme, Ciudad Bolívar, Kennedy, San Cristóbal y Bosa, pero esa solución a mi consideración son paños de agua tibia que no solucionan la  causa del problema delincuencial. En primer lugar, hace un par de meses me robaron el espejo de mi carro en la zona norte de Bogotá, es decir, los puntos críticos están en toda la capital. En segundo lugar, es claro que la Policía Metropolitana debe hacer su labor de inspección y vigilancia, pero los ciudadanos no creemos en los uniformados; puesto que  en el preciso instante que me robaron el espejo, observé a una cuadra la existencia de  una estación de Policía, en pocas palabras, los delincuentes  tampoco creen en la eficacia de las autoridades. Luego, un mejor llamado ‘chupa’ me paró aproximadamente  a 10 cuadras y me indicó que el no tener espejo era causa de un parte, le expliqué tediosamente durante 20 minutos que me habían robado el espejo, al final entendió  y anduve directo a guardar el carrito. Posiblemente, el ‘habitante de la calle’ que me robó pudo vender el espejo a alguien que negocia con partes de carros robados. En fin, toda una cadena que solo se podrá contrarrestar con una buena formulación de Políticas Públicas a la mano del Gobierno Nacional.  

Si la delincuencia  surge a causa del desempleo, educación, y la violencia como los tres  grandes problemas sociales, la Alcaldía de Bogotá podrá aumentar el gasto de nomina en uniformados, de los cuales no todos poseen  la pertinente educación en valores éticos;  por en ende, la causa de la delincuencia seguirá aumentando por falta de garantías sociales y el Derecho Natural dejará de ser una acepción axiológica puesta en manos del Estado.

Publicidad
Autor: Carolina Leal Pinzón
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.