Miércoles 04 de Mayo de 2011 - 12:01 AM

Ecologismos sin contenido político

Comparta este artículo ›

Columnista: Cesar Gonzalez Muñoz

Como están las cosas, es obligado escribir sobre el clima extremo que –literalmente- cae sobre el territorio.


Hay una visión ecologista, muy frecuente en este país, que se imagina a Colombia como gran paisaje, incluyendo el paisaje urbano agradable que sale en muchos medios gráficos. La gente juega allí el papel de ser un ornamento visual, o un pistero en el ojo, dependiendo de su bonitura, modo de vestir o talante. Pertenecen a esta categoría de ecologismo expresiones como "admiremos nuestro café, nuestras esmeraldas, nuestras mujeres". Pertenecen también a ella imprecaciones como la que escuché en una campaña electoral hace nueve años: "Colombia es un país muy bello, pero hay unos sinvergüenzas que no dejan que lo disfrutemos".


Cuando la gente y las instituciones hayan salido de la urgencia de las inundaciones, los derrumbes, los bloqueos, los desplazamientos, es necesario ponerse a pensar en los modos de rescatar los equilibrios naturales hasta donde sea factible.


Lo que está ocurriendo obliga, en nombre de la decencia y de la dignidad humana, a darle un volantín a la pésima historia ambiental colombiana. Esta no es sólo una tarea técnica, ni una transformación regulatoria, ni una reforma institucional ni una labor policial. Los destrozos ambientales provocados por personas e instituciones que han roto de múltiples maneras los ciclos naturales de las aguas desde los páramos hasta los valles y las llanuras, las desviaciones forzadas de ríos y quebradas, las industrias extractivas dejadas a su albedrío, están estrechamente vinculados con el orden social imperante.


Si ello es así, hay que dirigirse a resolver los problemas del poder, la política, la ética y la pobreza, que conforman el cuadrángulo donde se encuentra la muy mala historia ambiental colombiana.


El poder rampante, que le mama gallo a la Ley, de propietarios, poseedores u ocupantes violentos del territorio es un factor determinante del problema. Estas acciones destructoras son posibles porque el ejercicio del poder político formal es solidario con la conducta ilegal de muchos de quienes ocupan el territorio rural y urbano. La pobreza, por su parte, le añade innumerables elementos a la degradación que está sufriendo el medio ambiente. De este modo, los dos extremos de la escena social actúan como una tijera que rompe y pone en duda la sostenibilidad de la vida.


De allí que, más allá de los necesarios reclamos por la educación y la toma de conciencia, las organizaciones políticas –las existentes, y las que se encuentran en formación- están obligadas a llevar a sus plataformas, en lugar predominante, el advenimiento de una nueva relación entre el mundo natural y la comunidad humana.

Publicidad
Autor: Cesar Gonzalez Muñoz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.