Jueves 26 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Las perogrulladas del Día sin Carros

Comparta este artículo ›

Columnista: Christiane Lelievre

Los Días sin Carros carecen de novedades y los reportes mediáticos son repetitivos. Los hallazgos son más bien perogrulladas.

1ª. El Día sin Carros hay menos carros. Solo circulan los que sacan permiso o lo tienen “per se” por ser vehículos oficiales o que transportan funcionarios “importantes”, de estos que no pagan taxi y menos se transportan en Metrolínea, aún sea para la foto.

2ª.Los buses de Metrolínea no dieron abasto. Usuarios, habituales o casuales, se quejaron de largas esperas para algunas rutas alimentadoras. Y, la excusa no pudo ser los habituales trancones. Con días así se confirma que, si el sistema debe funcionar para más gente, no puede hacerlo. Hacen falta más buses, más rutas.

3ª.Un día sin carros, la gente camina o monta cicla. Las pruebas fotográficas no son tan convincentes ya que, o se ven dos ciclas en una avenida o se ven muchos ciclistas con atuendos deportivos y cascos, dispuestos a iniciar el ciclo paseo programado para finalizar el día. En cuanto a los que caminan, ¿lo hacen por gusto y deporte o por no gastar en taxi lo que no tienen?

4ª. La contaminación sonora y por partículas disminuyó. Al menos en algunos sitios; porque ese día siguieron circulando los convencionales “buses chimeneas”.

El Día sin Carros se ve como compensatorio para taxistas, un contentillo para borrar la promesa de “hacerse el pingo” con los mototaxistas y piratas. Sin transporte privado, sin piratería, sin Pico y Placa, reconocen que les fue bien, “prácticamente el doble” me dijo uno.

En cuanto al comercio: lo que no se compró el jueves, se había comprado el miércoles o se compró en los días siguientes.

Seguramente el Día sin Carros debe reforzarse con medidas más eficientes y duraderas. No es factible acabar con los carros. Pero se puede controlar seriamente las revisiones técnico mecánicas, buscar fuentes de energía menos contaminantes y no acabar con los árboles de la ciudad.

Publicidad
Autor: Christiane Lelievre
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.