Jueves 12 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Las esperanzas de la juventud

Comparta este artículo ›

Columnista: Christiane Lelievre

Hace unas semanas en EEUU se hicieron marchas en contra de la libre venta de armas. Muchos estadounidenses consideran que la plena libertad de armarse es indispensable a la defensa y protección de su estilo de vida. Estas “Marchas por nuestras vidas” fueron lideradas por jóvenes, algunos de ellos/as sobrevivientes de tiroteos escolares, y familiares de víctimas. En un aplaudido discurso, un joven aseguró que la libertad de armarse no podía anteponerse al derecho a la vida y a estudiar sin miedo a ser baleado. Estos jóvenes además “amenazaron” con sacar del escenario político -vía electoral- a los legisladores armamentistas.

Algunos analistas consideran que los cambios en la regulación de armas en EEUU pueden venir de esta juventud, próxima a votar, que ha sufrido ataques en carne propia o de allegados y que se pronuncia con determinación. Una juventud herida y pensante, sacada a balas de su adolescencia y que marcha de manera organizada y no violenta. Esta juventud que avisa que se puede silenciar un arma, pero no sus protestas, puede ser la esperanza para un país que necesita profundos cambios para preservar su estilo de vida sin entrenar a parte de su población y del mundo al colapso.

La juventud se caracteriza como una etapa de rebeldía. Es necesario y constructivo poder criticar, rechazar, oponerse y expresarse; ayuda a formar adultos pensantes, con criterios propios para orientar sus vidas, acciones y compromisos. Manteniendo prendida la llama de la indignación que mantiene apagada la indiferencia.

A los cincuenta años del asesinato de Martín Luther King, una de sus nietas preadolescente toma el relevo para despertar el sueño del abuelo sacrificado. A los cincuenta años de los movimientos sociales “del 68”, jóvenes claman por cambios profundos de sociedad en busca de modelos de desarrollo y convivencia diferentes. Indignarse, barrer la indiferencia y proponer. Hacemos votos para que esta juventud, llegada a la vejez, pueda mirar su mundo con satisfacción y sonrisa: era posible porque así lo creímos.

Publicidad
Autor: Christiane Lelievre
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.