Domingo 24 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

¡Feliz Navidad!

Comparta este artículo ›

Columnista: Diana Giraldo

Esta semana, en la red social Twitter, un espacio caracterizado por las constantes indignaciones de sus participantes y lugar propicio para las agresiones, dos tuiteros, @agonayerbe y @soloporjoder, tuvieron una iniciativa, que llamaron #DetoxDeAmargura, e invitaron a todas las personas a que, en lugar de quejarse, contaran qué fue lo mejor que les pasó durante este 2017.

“Me di la oportunidad de volver a creer”, “mi mamá venció el cáncer y ayer le festejamos un año más de vida”, “cuando murió mi hermano sentí que murió algo dentro de mí, nació mi hijo y es como si yo hubiera estado roto y todas las piezas de mi corazón se juntaran de nuevo”, “superamos el miedo y mi hijo de 12 años y yo, con fe y fuerza, pasamos por 22 cirugías y Pablo volvió a caminar”, “hice sociedad con mi papá y compramos un apartamento”, “llevar a 100 niños al estadio por primera vez con los amigos de la barra”, “regresar a la universidad a los 41 años y darme cuenta que no ser joven tiene grandes ventajas académicas”, “dejé un trabajo que ya no me hacía feliz y empecé una nueva aventura laboral”, “Conocí Chile, nació mi segundo sobrino… no fue el mejor año económico pero comprobé que no necesito el dinero para ser feliz”… y así, poco a poco todas estas personas fueron llenando las redes de mensajes que lograron generar alegría en un lugar donde siempre hay rabia.

Seguir este ejercicio me llevó a dos conclusiones: primero, que así como la indignación y la rabia se contagia, también la alegría y el positivismo. Y que somos responsables también de contagiar esto en cada espacio en el que vivimos. Y segundo, que todos los días hay algo que es suficiente para hacernos felices y estar agradecidos con la vida.

Hoy que es Navidad quiero desearles a todos mis lectores que se llenen de alegría con esos regalos que nos da la vida a diario y que a veces ignoramos, y que demos un espacio para hacer un listado de todas esas cosas que son suficientes para vivir agradecidos.

Publicidad
Autor: Diana Giraldo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.