Sábado 28 de Julio de 2018 - 12:01 AM

El estigma de la prostitución

Comparta este artículo ›

Columnista: Diva Criado

Durante dos meses hice el relevo en la clínica donde estaba ingresada mi madre. Un amable taxista me transportaba diariamente en la mañana. En el trayecto, hablaba de su día a día, del crecimiento de Bucaramanga; del aumento de la prostitución y la competencia a las prostitutas locales con la inmigración venezolana.

Sin analizar a fondo el complejo problema de la prostitución, donde abundan los dramas humanos, hay que decir que para justificar su legalización en buena parte del mundo, se las estigmatiza argumentando teorías ciertas o conclusiones fantásticas sobre la motivación de su ejercicio.

Mundialmente se asume que toda forma de prostitución lleva implícita la trata de personas con fines de explotación sexual. Abordar el tema parece vedado por una sociedad pacata y conservadora, de ella poco se habla, y cuando se habla se pierde en debates estériles que impiden afrontarlo de manera seria y contundente por las autoridades.

La Secretaría Distrital de la Mujer y el Observatorio de Mujeres y Equidad de Género en Bogotá, presentó esta semana un estudio desarrollado durante 2017. Entrevistó a 2.758 personas dedicadas al ejercicio en Bogotá. El 35,7%, mujeres y hombres venezolanos, la mayoría jóvenes entre 18 y 35 años; el 70% llegó a Bogotá hace menos de un año y el 30% restante, menos de cuatro. Desvela las condiciones lamentables del servicio, sin protección y en situaciones precarias, cobran pírricas tarifas. No revela cómo ingresaron al país.

La prostitución, clasificada como un tópico de las profesiones más antiguas de la humanidad es en los países europeos tema de frecuente debate, están identificadas, enumeradas y se utilizan ficheros obligatorios para los clientes. Esta semana, trabajadoras sexuales de 36 países marcharon en Ámsterdam protestando por las medidas.

Alemania, Holanda (el famoso Barrio Rojo de Ámsterdam), Austria y Suiza, España e Italia la regularon. España debate en el Congreso una nueva reforma. Ayer Barcelona fue testigo de la protesta de prostitutas frente al ayuntamiento, por el plan abolicionista del PSC.

Francia la prohibió en 2016, acogiéndose al modelo sueco y noruego que penaliza a los clientes. Inglaterra utiliza un modelo persuasivo con campañas publicitarias y sanciones para clientes y prostitutas. Analizó modelos antagónicos aplicados en Holanda y Suecia. No gustaron, porque el holandés, demasiado permisivo y el sueco lo prohíbe totalmente.

En Colombia, legalizada pero no regulada. Como quien dice, ¡ella era virgen pero tenía marido!

Publicidad
Autor: Diva Criado
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios