Sábado 01 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Decepción

Comparta este artículo ›

Columnista: Diva Criado

Valorando lo ocurrido en las urnas el domingo pasado, cuando muchos colombianos teníamos expectativas en la consulta legislativa popular, tan necesaria para el país, los resultados mostraron la indiferencia que profesamos ante la corrupción.

Aunque algunos alardeen de participación significativa y otros la definan como un simbolismo de negativa a la corrupción, lo cierto es que la iniciativa popular quedó frustrada por la abstención.

Un alto grado de decepción resulta inevitable, la corrupción aunada a la violencia impide una democracia sólida, imposible verla de otra forma. El resultado francamente pírrico, de más de 36 millones de ciudadanos habilitados para sufragar en Colombia y en el exterior, solo 11,6 millones votaron.

La consulta quedó a medio camino, perdió por medio millón de votos, le faltó un “centavo pa’ el peso”. Para volverla un mandato de obligatorio cumplimiento era necesario superar el umbral con 12,16 votos

Así pues, conviene analizar con menos histeria el contexto en el que se produce nuestra decepción para que entremos a valorar en su justa medida los resultados. El país debe ser capaz de apuntar hacia un horizonte normativo que nos permita ser más críticos sin abandonarnos cómodamente en lo ilusorio.

Sin entrar a calificar a quienes promovían la consulta, esta en sí misma era una acción necesaria, que servía para medir la percepción de la sociedad sobre los alcances de la corrupción y su impacto en aspectos tan relevantes como el crecimiento económico, la inversión pública y la distribución del ingreso.

Es evidente que la sociedad comprende poco las complejidades de la vida pública, la corrupción navega sobre el inconsciente colectivo y aunque es intolerable, por supuesto, la incapacidad para generar grandes acuerdos está en nuestras torpezas colectivas, y aunque cueste reconocerlo, es un fenómeno con profundas raíces culturales. Sin más, tan culpable es el que peca por la paga, como el que paga por pecar.

Sin duda los interrogantes del referéndum eran trascendentales para el futuro del país y una oportunidad única para poner en cintura a todos los corruptos. La experiencia de la consulta debe servir para hacer un análisis serio, comprometido y real.

¡Ya veremos que sale del Pacto Nacional contra la corrupción promovido por el Gobierno!

Publicidad
Autor: Diva Criado
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.