Lunes 13 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

No la quieren ahora

Comparta este artículo ›

Columnista: Donaldo Ortiz Latorre

¿Cómo se rompen los lazos de confianza de la comunidad? Cuando el dirigente miente y se corrompe, cuando pervierte su función, cuando vuelve ilegítimos sus actos.

Para romper toda esta trama de corrupción es importante la respuesta social, que jamás deben aceptar resignadamente lo que pasa. Uno de los actos que generan confianza es una rápida y pronta justicia, que no se deje comprar por los que cometen los delitos en el poder, ya sean presidentes, magistrados (muy de moda), congresistas, gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y demás funcionarios.

La sociedad debe saber qué hacer cuando se siente estafada o burlada por aquellos a quienes eligió o nombró, ciertamente la mejor opción consiste en fortalecer los órganos de la rama judicial. Por eso es importante una reforma a fondo y seria.

Sea cual sea el delito se debe buscar la verdad, de modo que la sanción tenga un sustento sólido en los hechos y pueda brindar una respuesta acorde.

En la geografía social debemos terminar con conductas psicopáticas “que transitan protegidas por una enfermedad llamada impunidad” y no dejan oxígeno para la esperanza, el optimismo lúcido y la empatía que hagan mejorar la vida.

La psiquiatría nos dice que la psicopatía está presente en personalidades corruptas, las cuales son incapaces de reconocer al semejante, “ausentes de conciencia moral”. Son personalidades que manipulan la opinión pública para obtener beneficios propios.

La sociedad no cambia con una norma o una ley. Cambia transformándose genuinamente y no como aquellos que “pecan porque saben que al otro día los perdonan”.

Es necesario cambiar, es necesario dar el paso hacia una genuina y real ciudadanía.

Por lo anterior es que se debe insistir en que los jueces que se encargan de juzgar a tantos funcionarios corruptos sean probos y elegidos por su dignidad y no por su padrino político. En ese sentido aparece de vital importancia que se vote la Consulta Anticorrupción a la que ahora algunos quieren sacar el quite olímpicamente.

Es una gran oportunidad de mandar un mensaje a este país que se resquebraja, por culpa de manos ladronas y funcionarios codiciosos.

Nota: ¿Qué va a hacer el presidente Duque con esos botafuegos como Macías, tan aplaudido y tan obtuso?

Publicidad
Autor: Donaldo Ortiz Latorre
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.