Lunes 30 de Julio de 2018 - 12:01 AM

En busca de un nuevo Santander

Comparta este artículo ›

Columnista: Donaldo Ortiz Latorre

El propósito es construir región, construir ciudad y elevar el conocimiento de los ciudadanos que siguen eligiendo a los mismos en lugar de hacer uso de una sana democracia. Ellos, manipulados, no son tenidos en cuenta para las decisiones que les conciernen y les tocan.

Se trabaja en el desarrollo del Centro de Pensamiento Alejandro Galvis Galvis, que será una organización civil independiente, producto de la fusión de esfuerzos académicos, gremiales, oficiales, periodísticos y sociales. Asimismo, este Centro busca ser un eje de emprendimiento que capacite a las comunidades y estudie y comparta de modo permanente la historia y culturas de nuestro departamento. Su surgimiento se dará atado a la celebración de los 100 años de Vanguardia Liberal, en el año 2019.

El Centro de Pensamiento Alejandro Galvis Galvis descansará sobre dos grandes pilares: 1. La Sala de reflexión histórico-cultural y 2. La Escuela de Liderazgo. En principio este centro quiere reconocer el aporte a la construcción de nuestro carácter en las mujeres y hombres que hicieron grande y único a ese Santander que erigió industrias, universidades, empresas, colegios, escritores, científicos.

A esa grandeza se le apunta, y también a la formación de líderes naturales que habitan nuestra región y nuestras ciudades. Elevarlos como faros de una nueva y amada patria chica.

Si queremos seguir siendo grandes y relevantes a nivel nacional, debemos, así pues, cultivar el pensamiento y “pensar por nosotros mismos, para no ser pura masilla de los que ejercen el poder”, tal y como decía Carl Sagan, otro grande. Eso, justamente, será el Centro de Pensamiento, alrededor del cual recuperaremos el Santander que está a punto de diluirse en la mediocridad

Nota: Hablando con el rector de la UIS, Hernán Porras, le comenté la posibilidad de brindar educación no formal a los niños de estratos 1, 2 y 3, de modo que esos niños acudan a la universidad con amplias instalaciones los fines de semana a recibir educación en filosofía, astronomía, artes marciales, música, idiomas, literatura, botánica o robótica y otras áreas de la ciencia y de las humanidades. En un año, gracias a proyectos de este talante, esos niños serían seres que se han acercado al conocimiento que eleva la vida y la dignifica.

Publicidad
Autor: Donaldo Ortiz Latorre
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios