Martes 17 de Abril de 2018 - 12:01 AM

La escuela de artes y oficios y la UIS

Comparta este artículo ›

Columnista: Edmundo Gavassa Villamizar

El Gobernador del Departamento Nacional de Santander, Don Antonio Roldán, dictó el 2 de enero de 1888 el decreto que establecía un instituto en el que se diera enseñanza sobre las ciencias aplicadas a las artes. Se estableció entonces la Escuela de Artes y Oficios, dedicada a formar artesanos instruidos en los conocimientos teóricos y prácticos de las artes y de los oficios. La enseñanza era gratuita y pagada con las rentas del departamento. Cada provincia tenía derecho a enviar dos alumnos, internos y con beca, pagados por el erario.

La Escuela inició labores con los útiles, laboratorios de química y gabinete de física que formaron parte del extinguido Instituto García Rovira, regentado 10 años atrás por el español José María Gutiérrez de Alba. Esa noticia evidencia que nuestro departamento tenía intenciones de promover la enseñanza de materias tan avanzadas y vigentes hoy más que nunca. Con motivo de los 100 años de su fundación, tuvimos la oportunidad de dejar un testimonio escrito sobre la importancia que fue en su época tan benemérita institución.

Nos dice el Hermano Florencio Rafael en su libro “Historia del Instituto Superior Dámaso Zapata”, que ensayaron un cambio de nombre a la Escuela, debido a serias dificultades financieras. El Gobierno institucionalizó en 1941 una Escuela Industrial, regentada por el educador español Julio Álvarez Cerón. Diez años después el Gobierno entregó el Instituto a los hermanos lasallistas. Debido al crecimiento de población se hizo necesario bifurcarse; nace el Instituto Tecnológico Superior Eloy Valenzuela.

Hoy, después de 140 años, los sueños de aquellos hombres de Concepción y luego de un grupo de bumangueses, la ciudad cuenta con uno de los mejores centros educativos de Colombia.

La UIS enarbola nuestro suelo por todo el mundo, su talento los está llevando por el sendero de la investigación, el fin primordial de toda institución que se respete.

Publicidad
Autor: Edmundo Gavassa Villamizar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.