Martes 31 de Julio de 2018 - 12:01 AM

La verdad sobre la paz

Comparta este artículo ›

Columnista: Edmundo Gavassa Villamizar

El expresidente Santos nos vendió la idea que los colombianos que votamos por el ‘No’ estábamos en contra de la paz. Por eso dividió al país entre los que la quieren y entre los que no. Falacia más grande no se había escuchado nunca. La paz es de todos, menos de los que están en la subversión. De los 48 millones de colombianos, según los datos de población, no son más de diez mil los alzados en armas.

El problema consiste en que por la falta de oportunidades, los desocupados se incorporan a esas organizaciones criminales, al narcotráfico y la minería ilegal. El nuevo Gobierno tiene que trabajar arduamente en terminar con los cultivos ilícitos, los que un día dijeron las Farc, destruirían.

Si no es obligatoria la erradicación, nunca terminaremos con esos cultivos que tanto dinero producen, pero que tanto daño le hacen a la humanidad. Un mal negocio agoniza fácilmente, uno bueno, florece. La paz de Santos fue un engaño a los colombianos. Muy fácil entregarlo todo por nada. ¿Por cuál paz? Mientras haya impunidad no veremos tan anhelada tranquilidad.

Los negociadores de la paz han creído que desde el Congreso de la República van a mandar en este país. Mientras no cumplan, como todo colombiano, con la justicia, seguirán manchados de sangre. Para llegar a tan altas posiciones hay que merecerlo o por lo menos ser elegido en franca lid.

Muy flaca actitud de quienes atacan el Gobierno que va a comenzar. Está bien que haya oposición, es necesaria, pero con argumentos. El solo hecho de hacer oposición no basta; vigilar con pruebas, con verdad, con argumentos y seriedad.

La tal JEP fue creada a la medida de sus gestores, y ahora pretenden que los servicios secretos del Estado hagan entrega de sus archivos. ¿No quieren más? Están desaforados como si no tuviésemos un país de leyes.

Publicidad
Autor: Edmundo Gavassa Villamizar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios