Viernes 06 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Un reconocimiento necesario

Comparta este artículo ›

Columnista: Eduardo Duran

Alberto Montoya Puyana, es sin duda un hombre singular: desde muy joven se vinculó al servicio público, primero en las empresas municipales y después como gobernador de Santander, cuando apenas cumplía 28 años de edad. Desde esas posiciones aprendió a entender su ciudad y su región, y desde entonces se convirtió en uno de los líderes mas importantes dentro de nuestro ámbito comarcano, que por sus ejecutorias, pronto fue reconocido a nivel nacional.

Fue elegido el mejor alcalde del país, ocupó importantes posiciones en Bogotá y llegó a ser presidente de una prestigiosa entidad bancaria. Fue también al Senado de la República y allí dio muestras de un trabajo impecable, depurado de cualquier contaminación, pero el pesado ambiente del Congreso lo saturó, pues allí entendió que su temperamento era mas para administrador que para ser dirigente político. Por esa razón fue que la Universidad Autónoma de Bucaramanga, se propone rescatarlo de esas aguas y lo llama para que nuevamente ocupe la rectoría del plantel, cargo en el que acaba de cumplir 20 años de labores, que dividió en dos épocas, ambas importantes para el desarrollo de la institución, que supo colocarla dentro de los primeros lugares en la región y con un crédito muy bien ganado en el contexto nacional.

Alberto, además de su formación profesional destacada, le asisten otros atributos de gran valía: su carácter sin esguinces, su prudencia sabia, su facultad para escuchar y su acierto para opinar, pero a su vez su vocación de trabajo que lo hace establecer compromisos, allanar caminos y luchar por metas específicas.

Y no podríamos dejar de mencionar su especial simpatía personal: alegre, jovial, respetuoso de los demás y siempre dispuesto a expresar lo mas amable de su personalidad.

Un líder regional como Alberto Montoya Puyana, merece destacarse; merece también que se le reconozca todo lo que ha sabido hacer, y merece igualmente que la región se sienta orgullosa de lo que él ha sabido ser.

Publicidad
Autor: Eduardo Duran
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.