Lunes 18 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Sosiego y esperanza

Comparta este artículo ›

Columnista: Eduardo Parra Gómez

Jamás, a lo largo de toda la historia de Colombia, se había tenido un primer semestre como el actual. Comenzado el año ya había iniciado la campaña electoral para elecciones parlamentarias y a la vez la atinente a la primera vuelta para elegir presidente. Largos meses de agitación política e innumerables aspirantes no solo para Congreso sino para la primera magistratura. Y este domingo se eligió a quien logró crear menos resistencias; vienen ahora las últimas semanas de la actual legislatura y la breve etapa de los “gabinetólogos”. Muy complejo se ve lo que le espera al ahora presidente electo, más no podrá ser más enredado ni más incierto que lo vivido por nuestra patria durante los últimos años; así que es de esperar que para el resto del año podamos gozar del sosiego y esperanza que debe suscitar el nuevo gobierno.

El otro candidato que llegó a segunda vuelta puede ocupar una de las sillas del Senado; y ojalá lo haga para asumir la jefatura de una oposición no solo vigilante, sino razonada, pues es eso lo que más convendría a la generalidad de los colombianos. Ojalá también, aunque solo sea pensar con el deseo, los directorios políticos -si aún existen-, y los congresistas que durante las últimas semanas adhirieron a uno y otro de los dos candidatos, se despojen de sus intereses particulares y sigan respaldando al nuevo mandatario los que lo apoyaron, y al perdedor quienes con éste deberían conformar la oposición. Sería lo coherente, pero infortunadamente la lealtad y honestidad ya poco se practican.

Las campañas electorales sirvieron para que la ciudadanía tuviese muy presentes las mayores necesidades del país; y bueno sería que, por los medios que tengamos a nuestro alcance, las estuviéremos recordando a los nuevos gobernantes. No obstante los múltiples aspirantes al solio de Bolívar tuvieron varias omisiones, como una profunda reestructuración de las corporaciones autónomas regionales, dirigida a erradicar de ellas la politiquería y la corrupción; y una minuciosa revisión de la gigantesca burocracia que el actual mandatario creó en la presidencia y otras dependencias del poder ejecutivo.

Publicidad
Autor: Eduardo Parra Gómez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.