Lunes 06 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Los accesos viales a las ciudades (II)

Comparta este artículo ›

Columnista: Eduardo Parra Gómez

En el artículo de la pasada semana comenté ciertos aspectos del Plan Maestro de Transporte Intermodal, cuya fase 1 se conoció a fines del 2015, mientras que sobre la fase 2 solo se informaron unos puntos preliminares, entre los que destaqué el referente a políticas y orientaciones para erradicar los graves perjuicios que causa la intrusión de grandes vehículos de carga, en las calles que dan acceso a múltiples residencias, colegios, clínicas, parques y sitios recreacionales, almacenes, hoteles y otros lugares de trabajo. (Ejemplo: vía Piedecuesta -Floridablanca en Santander).

Han pasado tres (3) años y respecto a la fase 2 (que no ha de ser un misterio), o se arrepintieron de continuarla o si fue terminada la engavetaron; lo segundo no sería extraño si tenemos en cuenta los inmensos intereses que giran alrededor del transporte de carga y la desidia de los altos funcionarios de este sector, en cuanto a control y aplicación total y permanente de todas las reglamentaciones tendientes a ponerle orden a tan esencial actividad. Lo cierto es que en nuestro país transcurrieron muchos quinquenios sin contratar el planeamiento del transporte carretero y/o el del sistema vial, a nivel nacional; y ahora que algo se hizo en ese sentido, ni siquiera se pone en práctica lo planteado en la fase 1 del plan, ni se divulga lo señalado en la fase 2.

Pude comentar lo último anotado con un socio de la Sociedad Colombiana de Ingenieros que reside en Bogotá, y no fue gran cosa su opinión: “Desde hace largos años han venido a menos Planeación Nacional y el ministerio de Transporte, pero como se trata de entes públicos no tienen dolientes”. “Lo más criticable es que tamaño desgreño esté siendo aceptado por el sector privado, aunque son temas que afectan severamente a todas las regiones y al país en su conjunto”. “¿Dónde están las sociedades regionales de Ingeniería y la misma Sociedad Colombiana de nuestra profesión?”. No le falta razón al amigo, pero no lo aprecié muy consciente de las grandes dificultades que impiden el ordenado desarrollo urbano de los municipios. Y lo peor es que, realmente, todo esto, es reflejo de una situación sumamente preocupante, cual es la indiferencia de todos nosotros los colombianos.

Publicidad
Autor: Eduardo Parra Gómez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.