Lunes 03 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Inmensos y caóticos contrasentidos (I)

Comparta este artículo ›

Columnista: Eduardo Parra Gómez

En 1993 se instituyó el Sistema Nacional Ambiental, Sina, y al país le llegó toda clase de para-bienes, quizá por ser en tal entonces muy precaria la conciencia ciudadana respecto a la gran importancia de proteger los recursos naturales renovables. En dicha época ya existía la Corporación de la Sabana de Bogotá (1961), antecedida por la del Valle del Cauca (CVC) y la de los Valles del Magdalena y el Sinú, CVM, que se convirtió (1968) en el Instituto de los Recursos Naturales, Inderena, precursor del Sina y autor del Código de Recursos Naturales Renovables y del Ambiente. Orgulloso señalo las ejecutorias en la vida del Inderena, de varios santandereanos: en 1968 el destacado jurista Hernando Reyes Duarte gerente de CVM, que encabezó su conversión en Inderena. Luego, para transformarlo en Ministerio del Medio Ambiente, actuó exitosamente la gerente Consuelo Ordóñez. Y la iniciativa del Código de los Recursos Naturales Renovables fue del exgobernador de Santander y exrector de la Universidad Nacional, Mario Latorre Rueda.

Valioso lo anterior pero preocupantes los posteriores desarrollos del Sina, a cargo de 34 corporaciones regionales actuando “sin ton ni son”, y peor aún, con diversos propósitos entre los que no sobresale la protección al medio ambiente sino la politiquería.

Tan desastrosa situación obedece a la preponderante inclusión de alcaldes en los consejos directivos y a la consiguiente elección de fichas políticas en las direcciones ejecutivas. Al ciudadano que inquiera cómo sucede esto en entes cuyo manejo debería ser claramente técnico, hay que explicarle que dadas las funciones de estas entidades sus jurisdicciones tendrían que coincidir con el área de una o varias cuencas y subcuencas hídricas, mas absurdamente no es así. Se les asignan territorios de 12 o 13 municipios, o de 60 u 80, del mismo o de varios departamentos y claro: nada que ver con hoyas hidrográficas. Continuará.

Publicidad
Autor: Eduardo Parra Gómez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.