Viernes 24 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Un atraco en la salud

Comparta este artículo ›

Columnista: Eduardo Pilonieta Pinilla

El tema de la salud debería ser prioridad del nuevo Gobierno, pues al paso que van las IPS dejarán de funcionar, porque las EPS y las ARL definitivamente se niegan a pagar los servicios que éstas les prestan; para la muestra el Hospital González Valencia al que le deben ya más de $200 mil millones.

Las EPS, no contentas con recaudar las cotizaciones, eso sí religiosamente, pues si no se lo comen los intereses o la UGPP, ahora no están reembolsando, como debe ser, los auxilios monetarios por enfermedad que los empleadores deben cancelar a los trabajadores con lo cual han empezado, por esta vía a quedarse con el dinero de la clase empresarial, que como no tiene quién la defienda, suma a su haber otro flagelo más en su deteriorada condición.

Durante muchos años el pago de estas cantidades se hacía de manera directa por parte del empleador, al compensar con los aportes que estaba obligado a cancelar mensualmente y de esta manera nunca se perdía ni se demoraba el reembolso y, desde luego, las EPS no podían embolatar la plata que debían, pero lamentablemente se cambió el modelo y se pasó al recobro con posterioridad al pago y ahí empezó el desangre empresarial pues éstas se niegan a pagar o no lo hacen, muchas veces sin ningún argumento válido.

Se nos dirá que el Decreto 1333 de 2018 le puso fin a este asunto, lo cual no es cierto, pues dejó abierta una puerta para que las EPS y ARL eludan los pagos, a pesar de la aparente obligación de cancelar intereses, y es la autorización que éstas deben dar para que se reconozcan los pagos respectivos y por esta vía van a continuar quedándose con los dineros que no le corresponden.

Por esta razón, aunque en apariencia estas instituciones no hacen nada o se demoran mucho en hacerlo, lo ideal es presentar la queja ante la Superintendencia de Salud, lo cual se puede hacer a partir de décimo quinto día hábil contado a partir de la solicitud, momento en el cual se inicia la mora.

Publicidad
Autor: Eduardo Pilonieta Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios